Home>Trujillo Beat>Análisis del incremento de la explotación laboral en el Perú a causa de la inmigración extranjera
explotación laboral
Trujillo Beat

Análisis del incremento de la explotación laboral en el Perú a causa de la inmigración extranjera

Estudiantes de UPN han tenido a bien compartir con nosotros este artículo de opinión sobre la explotación laboral de los extranjeros en Perú.

En los últimos años, somos testigos de que todos los gobiernos de turno han promovido la creación de normas laborales, concediendo mayores beneficios sociales. Ello con el fin de salvaguardar los derechos de los trabajadores y promover el empleo formal. Sin embargo, las estadísticas siguen mostrando altos índices de informalidad. Por ejemplo, el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo en el año 2023, en una publicación realizada en su portal web, señaló que “De cada 10 peruanos que tienen un trabajo, solamente 4 son formales. Los otros 6 no lo son.”. Dato que realmente preocupa.

Siendo esto así, ¿cómo podemos tomar un punto de referencia al momento de buscar un empleo ante tal contradicción?. Pues bien, no hay que ser un experto para darse cuenta del impacto significativo que tiene la informalidad en el abuso y la explotación laboral. 

Del mismo modo, la inmigración extranjera ha sido uno de los factores influyentes para consolidar tal desorden, pues ofrecen mano de obra más barata, y en ocasiones más calificada que la nacional. Frente a la inmigración desmedida de ciudadanos extranjeros, el gobierno peruano ha sido lo más tolerante y respetuoso del derecho al trabajo. No obstante, también ha puesto medidas que regulan el ingreso y salida de ciudadanos nacionales y extranjeros de territorio peruano, como es el Decreto Legislativo de Migraciones N° 1350 de fecha 07 de enero de 2017, comprendido en 66 artículos. 

Las estadísticas reflejan que, un gran porcentaje de extranjeros residentes en el Perú laboran en empresas informales, bajo sueldos y horarios abusivos. Teniendo una baja calidad de vida e incrementando informalidad laboral. Si bien es cierto se tomaron ciertas medidas restrictivas, ¿qué estamos haciendo frente al incremento de la informalidad?, ¿cómo bajamos el índice de desempleo formal?. Pues bien, sabemos que el estado invierte en fomento y promoción de empleo y proyectos sociales de formalización. Tal vez sea ahí el punto de quiebre, que los proyectos no están debidamente focalizados, significando esto un resultado negativo en comparación del objetivo planteado. 

La explotación laboral es una forma moderna de esclavitud donde los empleadores se aprovechan de la necesidad del trabajador, porque saben que ellos representan menores costos salariales a diferencia de un ciudadano nacional y esto incluye trabajos forzosos en niños y adolescentes. Este maltrato Involucra desde condiciones inhumanas de trabajo hasta situaciones de mayor gravedad o riesgo. Tal como se dio el caso del incendio en las Malvinas, donde los gritos de auxilio: “Papá, papá sácame; los dueños me han dejado encerrado en el container”, ponía en evidencia un secreto a voces de informalidad normalizada. Esta tragedia no solo dejo pérdidas humanas, también nos llevó a reflexionar sobre la inacción de las autoridades. Por su parte la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (SUNAFIL), durante la fiscalización encontró instalaciones eléctricas en malas condiciones, productos inflamables, puertas cerradas con candados, generando atrapamiento de personas, así como la falta de extintores, todo ello desnudaba las condiciones paupérrimas para trabajar. 

De acuerdo con la encuesta Permanente de Empleo Nacional la población Económicamente Activa (PEA) ocupada con empleo informal es aquella población de 14 años de edad a más. Se caracterizan por ser trabajadores independientes, cuyo trabajo se desempeña en el sector informal. No tienen seguro social ni respaldo financiero por su empleador o son trabajadores remunerados con sueldos muy por debajo del mercado. Según el instituto nacional de Estadística e Informática en el año 2023, el 71,1% de la población Económicamente Activa, tiene un empleo informal. No obstante, esto disminuyó en 2.9% respecto al año 2022, siendo altamente positivo (INEI). 

En resumen, luego de los datos antes expuestos y la resumida investigación realizada, Perú es uno de los pocos países sudamericanos que gozan de una economía estable postpandemia, lo cual resulta ser muy atractivo para ciudadanos extranjeros, que buscan una mejor calidad de vida, siendo en su gran mayoría, inmigrantes venezolanos. Sin embargo, las políticas económicas no siempre van de la mano con las políticas laborales, esto genera un desorden al momento de encontrar empleo en un centro de trabajo formal, llegando a trabajar en empresas informales, desconociendo sus derechos laborales. Es menester abordar estos temas para proteger los derechos laborales y garantizar un trabajo digno para todos. Por ello consideramos que los órganos supervisores de competencia laboral deben, potenciar las estrategias de fiscalización, implementando medidas más drásticas y sancionadoras. 

Siendo esto así, resulta extremadamente necesario que se realice un análisis exhaustivo a las disposiciones legales en materia laboral. Pero también con una óptica económica y social; de tal forma que, las medidas que se adopten sean las que económica y socialmente se necesitan. Sin afectar el empresariado que, en su mayoría, son microempresas y ante el incremento de obligaciones, lejos de incrementar la tasa de formalidad, sucederá todo lo contrario.

Autores:

  • Cecilia Katherine Juarez Llaro
  • Bruno Antonio Perez Moore  
  • Claudia Gisella Serrano Camones 
  • Robinson Jose Vasquez Cabrera

Puedes encontrar más artículos en Trujillo Beat.

2 thoughts on “Análisis del incremento de la explotación laboral en el Perú a causa de la inmigración extranjera

  1. Esto, nos debe llevar a la reflexión acerca de lo importante que es analizar el contexto social y económico de nuestro país ANTES de emitir las normas; en este caso, de normas laborales, mismas que deben siempre buscar que la tasa de FORMALIDAD vaya en incremento y no al revés.
    Gracias por el artículo.

  2. Compañeros,
    Es un honor compartir con ustedes este espacio de reflexión y análisis. El tema que nos convoca es de vital importancia para nuestra sociedad: la relación entre las políticas económicas y laborales en el contexto peruano postpandemia.

    Perú, con su economía estable, se ha convertido en un imán para ciudadanos extranjeros en busca de una mejor calidad de vida. Entre ellos, destacan los inmigrantes venezolanos. Sin embargo, esta atracción económica no siempre se traduce en condiciones laborales adecuadas. El desajuste entre las políticas económicas y laborales ha llevado a muchos a trabajar en empresas informales, desconociendo sus derechos laborales fundamentales.

    Es imperativo abordar esta problemática. Debemos proteger los derechos laborales y garantizar un trabajo digno para todos. En este sentido, propongo también, que los órganos supervisores de competencia laboral refuercen sus estrategias de fiscalización, implementando medidas más drásticas y sancionadoras.

    Pero no podemos quedarnos ahí. Necesitamos un análisis profundo de las disposiciones legales en materia laboral. Debemos considerar tanto la óptica económica como la social. Las medidas que adoptemos deben ser las que realmente necesitamos desde ambas perspectivas. Al mismo tiempo, debemos ser cuidadosos para no afectar al empresariado, especialmente a las microempresas, que constituyen la mayoría.

    Los datos son reveladores. Según el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo en 2023, solo 4 de cada 10 peruanos tienen un trabajo formal. Los otros 6 no lo tienen. Esta realidad nos debe preocupar y motivar a actuar.

    Además, el Decreto Legislativo de Migraciones N° 1350, que regula el ingreso y salida de ciudadanos nacionales y extranjeros, también debe ser parte de nuestra reflexión. ¿Cómo afecta esto a la dinámica laboral?

    La Encuesta Permanente de Empleo Nacional nos muestra que el 71,1% de la población económicamente activa tiene un empleo informal. Aunque esta cifra disminuyó en 2,9% respecto al año anterior, aún queda mucho por hacer.

    En conclusión, insto a todos a mantener un espíritu de investigación y análisis. Su objetivo y el de cada ciudadano, es formular un artículo científico que arroje luz sobre esta problemática y propongan soluciones concretas. Sigan adelante, con la convicción de que su trabajo puede marcar la diferencia en la vida de muchos peruanos.

    ¡Sigamos investigando y construyendo un futuro más justo para todos!
    Cordialmente
    Jorge Díaz Mendoza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *