Home>Trujillo Beat>«Trujillo, capital de la independencia del Perú», reseña de Augusto Rubio Acosta
Augusto Rubio Acosta
Trujillo Beat

«Trujillo, capital de la independencia del Perú», reseña de Augusto Rubio Acosta

Augusto Rubio Acosta desglosa, desde su visión panorámica, «Trujillo, capital de la independencia del Perú», obra lanzada en el marco del Bicentenario de la Libertad.

Los primeros días de pandemia y emergencia nacional apareció un libro publicado por la Comisión del Bicentenario de la región La Libertad; el mismo que -bajo el título de “Trujillo, capital de la independencia del Perú”- reúne investigaciones de historiadores que buscan renovar el discurso hegemónico sobre el proceso emancipador; además de entregar nuevas perspectivas desde una mirada no virreinal que visibilice las fracturas sociales y raciales de la época; así como la numerosa cantidad de actores e intereses que la protagonizaron en esta parte del país. Se trata de un libro abierto a los estudios interdisciplinarios, que aporta al debate histórico ahondando en el análisis regional y sus conexiones con el proceso emancipador peruano.

Como hace hincapié Susana Aldana, en el primer estudio del libro, el Perú estaba constituido -al momento de la independencia- no sólo por el virreinato de Lima, sino por los reinos del Perú. San Martín, en consecuencia, señala la importancia de contar con “la voluntad general de los pueblos y de la justicia de su causa que Dios defiende”. “El pueblo, único y homogéneo, no existía”, señala Aldana, existiendo la necesidad de repensar la historia, vinculándola a relaciones territoriales y socioeconómicas del norte del país; así como de otros virreinatos de América.

Es precisamente en esa diversidad de espacios y en el grado de autonomía comercial que tuvo el norte del Perú, donde es necesario rastrear las miradas de las diversas sociedades que experimentaron la crisis que produjo el proceso emancipador y que reasumieron la supuesta soberanía que de ella emanaba.

La historia política no contada en el proceso de independencia

Las élites de la ciudad, por ejemplo, encontraron en la independencia la gran oportunidad de conservar su estatus social y económico; así como de integrarse al nuevo contexto político. Lo deja en claro Juan Chigne, en el segundo estudio del libro, quien concluye que “el cabildo y la ciudad de Trujillo fueron los entes más importantes en el proceso de la independencia del norte del Perú”; tras pasar revista a la realidad económica de la entonces Intendencia de Trujillo, a las expediciones de Brown y Cochrane; así como al papel de Torre Tagle en la organización del ritual político de la proclamación de la independencia el miércoles 29 de diciembre de 1820.

Isaac Trujillo participa también del libro aproximándose al lenguaje político de la élite de la ciudad en las dos primeras décadas del siglo XIX. Lo explica como consecuencia del surgimiento de una nueva cultura política en América; cambios que resemantizaron el lenguaje de ciertos sectores e hicieron mutar el concepto de patria entre la coyuntura de crisis monárquica (1808-1814) y diciembre de 1820 (los días de la independencia). Patria y patriotismo, términos monárquicos desde mediados del siglo XVIII, empezaron a ser utilizados políticamente contra el poder español, previa mutación del concepto de los mismos.

Unanue y Sánchez Carrión, su compromiso con un país en proceso de cambio de paradigmas, de transición del sistema colonial a la república, son analizados en estas páginas por José Betancourt, en su condición hombres ilustres que forjaron la construcción de un nuevo espíritu nacional. Frank Díaz, por su parte, entrega un estudio alrededor de Luis José de Orbegoso y Moncada, hacendado de Chiquizongo (1795-1847), personaje medular del poder político, económico y social de su tiempo; los avatares de cómo la independencia afectó los capitales de su fundo; así como la recuperación de su hacienda años después, son revisados en estas páginas.

A su turno, Juan Castañeda analiza en el libro la vida cotidiana de la sociedad indígena en la segunda mitad del siglo XIX; a través de informes y cuestionarios de gran contenido etnográfico dirigidos a autoridades locales y provinciales, las Cortes de Cádiz persiguieron “la rápida integración civil de los indios”; así, es posible acercarnos a las políticas de población y control de la época, a la realidad de las estructuras familiares, del aprendizaje escolar, a las faenas comunales y a las fiestas, creencias, salubridad y gastronomía indígenas.

Victoria Dieguez, por su parte, estudia e incorpora en este volumen la contribución y participación de los sectores populares en la gesta de la independencia. Tras analizar la coyuntura política y social de ese tiempo, revisa las insurrecciones de esclavos en Chota, Tayabamba, San Jacinto, Chicama y el valle de Santa Catalina; ello entre 1815 y 1851 (veinte años después de la independencia); entrega un fresco de la compleja realidad de los actores y grupos sociales de la época independentista; muchos de ellos sujetos a intereses subalternos como restitución de derechos vulnerados, pero también al fervor por la tierra que los vio nacer.

Tramo final y Los libres de Trujillo

El último tramo del libro se cierra con estudios de Arthur Quesada, sobre la sólida estructura económica y social que permitió que los ejércitos patriotas tuvieran la alimentación y logística adecuada para enfrentar la guerra independentista; con un ensayo de Maxwell Quiroz sobre la educación virreinal durante la transición y renovación originadas por las reformas borbónicas y la ilustración; lo que devino en la creación de la Universidad de Santo Tomás y Santa Rosa de la ciudad de Trujillo (cuyo origen se remite al contexto de la lucha emancipadora y su creación al decreto firmado por Bolívar en mayo de 1824); y con un estudio de Gustavo Montoya sobre las nuevas nociones y conceptos referidos a derechos y atribuciones que exigían numerosas localidades tras las primeras décadas del siglo XIX y el inicio formal de la guerra por la independencia.

“Trujillo, capital de la independencia del Perú” es un libro que aporta a destejer la complejidad de nuestro pasado, entregándole sentido a nuestra historia; he ahí su gran mérito. Sus editores, Francisco San Martín y Victoria Dieguez, entregan un volumen que devela el momento estelar de la historia peruana en la que “Los libres de Trujillo” desempeñan un papel determinante que es necesario hacer conocer a las nuevas generaciones y -sobre todo- a las grandes mayorías.

Puedes descargar el libro digital Libro Trujillo Capital de la independencia del Perú. (PDF)

Augusto Rubio Acosta analiza libro Trujillo Capital de la independencia del Perú
Augusto Rubio Acosta desglosa el libro «Trujillo Capital de la independencia del Perú».

Artículo de Augusto Rubio Acosta, escritor, gestor cultural y periodista.

Todo artículo de opinión es de responsabilidad exclusiva de su autor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.