Home>Trujillo Beat>“Trabajemos para que se conozca y reconozca el alma latinoamericana”, Renée Ferrer
Trujillo Beat

“Trabajemos para que se conozca y reconozca el alma latinoamericana”, Renée Ferrer

Renée Ferrer cambió su percepción de la vida y de la muerte en Auschwitz, ese campo de concentración nazi donde ahora la muerte ejerce de cielo.

Renée Ferrer de Arréllaga (Asunción, 1944). Es poeta, novelista, cuentista, dramaturga y escritora de literatura infantil, con más de una veintena de libros publicados. Doctora en Historia por la Universidad de Asunción. Miembro fundador de la Sociedad de Escritores de Paraguay, de Escritoras Paraguayas Asociadas y el PEN Club del Paraguay, entre otros. Es presidenta (desde 2011) de la Academia Paraguaya de la Lengua Española y miembro de la Real Academia de la Lengua. Su obra ha sido reconocida por numerosos premios en su país y el extranjero, entre los que destacan el Premio Nacional de Literatura (2011), el Premio de la UNESCO, el reconocimiento como “Caballero de la Orden de las Artes y las Letras” otorgado por el Ministerio de la Cultura y de la Comunicación de Francia (2003) y el reconocimiento Premio Literario Naaman, de la Maison de la Cultura Naaman en el Líbano, por su obra completa.

Por supuesto, son muchos más premios que los mencionados, pero la lista se haría enorme, allende la constante labor cultural que realiza en su país para el fomento de la lectura. La tarde del lunes presentó en la FILT su poemario Ignominia: tras las huellas del Holocausto.

Comisión dos: En internet (específicamente, la página web de editorial Terramozas), buscando referencia del libro Ignominia de Renée Ferrer se puede encontrar este fragmento:

Ignominia
(fragmento)

A partir de una imagen del film La lista de Schindler

Sobre un montón de muerte,
agitando las mangas tras una mariposa,
va un pequeño abrigo rojo.

Pendientes,
pastilleros,
relojes,
alfileres,
gemelos,
cigarreras,
zapatos,
dientes de oro,
sombreros,
anteojos,
y un pequeño abrigo rojo.

La fiesta ha terminado;
el aire a ras del suelo se mancha de papeles,
y en la cresta del viento
nos saluda sin brazos
el pequeño abrigo rojo.

 

Hola, Renée. Cuéntanos, ¿qué es Ignominia: Tras las huellas del holocausto?

Visité Auschwitz y Birkenau hace algunos años y el impacto fue terrible, en el sentido que se ven los vestigios de lo que fueron campos de muerte, de una muerte científicamente calculada: esto realmente golpea mucho. Entonces, después de esa visita tuve la posibilidad de escribir, o una novela o poesía y, finalmente, hice la catarsis a través de la poesía.

Este libro se conforma por dos partes. La primera parte, Tras las huellas del holocausto, editada por primera vez en Paraguay y la segunda, llamada Salmos (incluida en esta edición de la editorial madrileña Torremozas) que, desde mi punto de vista, es la plegaria para que estos hechos no se repitan, para que las víctimas puedan elevarse y llegar hasta el absoluto, llegar a Dios, llegar a la luz; que no quede como si fueran simple humo que sale de una chimenea donde han quemado su cuerpo. Eso no lo acepto.

Como historiadora, ¿este esfuerzo literario busca fortalecer la memoria histórica de los pueblos, por ejemplo, el latinoamericano?

Desde luego. Yo no me olvido que el Paraguay también tuvo su holocausto terrorífico en la Guerra de la Triple Alianza; esa es una asignatura pendiente que tengo. Aparte, escribí sobre la dictadura Stroessner, en la novela La querida, denunciando a través del personaje femenino lo que pudo hacer y lo que hizo el dictador Alfredo Stroessner. Después, tengo un libro sobre la Guerra del Chaco, tengo un poemario sobre la catástrofe nuclear, llamado Sobrevivientes: el último hombre que queda después de una catástrofe nuclear y todo lo que se pregunta, todo lo que condena , todo lo que se pierde.

Ignominia, ¿constituye una lección humana para evitar que se repitan estos genocidios?

Bueno, yo no lo llamaría una lección, porque mi intención realmente no es didáctica, sino poética. Es entregar todo lo que yo siento convertido en poema, pero desde luego que hay un mensaje subliminal; porque una cosa así no se puede aceptar. Uno toma una postura, evidentemente, ¿cómo uno va a quedar indiferente ante  semejante criminalidad?

¿Qué nos puede decir de su visita a Perú, a Trujillo?

Lo que puedo decir es que estoy realmente agradecida por la oportunidad que me han dado; por esta elección de mi país como país invitado y les puedo asegurar que su ciudad me ha encantado. Me parece de una belleza extraordinaria, de un respeto extraordinario hacia las edificaciones coloniales. Todo lo que conservan, el modo en que lo tienen, esas restauraciones maravillosas. Eso vale mucho y no en todos los países se hace.

Sobre la gestión cultural en Latinoamérica, ¿opina que estas propuestas, tipo ferias de libro y otras actividades para el fomento de la lectura, el libro y la literatura, son el camino correcto para integrar nuestros países en base a la comunidad hispanohablante?

Yo creo que sí. Yo creo que esta FIL de Trujillo es una puerta abierta para nosotros, una puerta abierta para conocer y reconocer literatura, una puerta abierta para conocer más a los peruanos, así como ustedes a nosotros; porque a través de la literatura bien que van a poder captar cómo somos los paraguayos y nosotros lo mismo, al leerlos a ustedes.

¿Existe la necesidad de integrar latinoamérica mediante su literatura a fin de evitar que los nuevos autores sean vistos como unidades nacionales y no como miembros de un todo homogéneo?

Claro, debemos ser un todo homogéneo, porque no somos tan distintos. Las fronteras no nos hacen tan distintos; debemos pensar que Latinoamérica es un todo pues tenemos muchísimo más semejanzas que diferencias. Entonces trabajemos para que se conozca el alma latinoamericana; para que se nos conozca y reconozca, a cualquiera de los países latinoamericanos.

La literatura paraguaya es poco conocida en nuestra ciudad, ¿qué invitación le haría al lector trujillano?

Les pido que se acerquen al stand de la embajada paraguaya o averigüen en qué librería van a estar los libros (porque después estos libros van a quedar en una librería cuyo nombre ahora no recuerdo); y que podamos realmente devolver estas invitaciones, logrando un contacto perdurable que no sea una circunstancia, sino que sirva como el inicio de un conocimiento más profundo entre nuestros pueblos.

FILT 2017

Entrevista: Renatto Castillo Quevedo

Fotos: Jorge Luis Segura Cueva 

Leave a Reply