Home>Noticias>“Con tantos años de silencio sísmico, no debemos estar tan tranquilos en Perú”
silencio sísmico
Noticias

“Con tantos años de silencio sísmico, no debemos estar tan tranquilos en Perú”

Sostiene experto del Instituto de investigación en desastres de la UNT, Segundo Seijas Velásquez. Silencio sísmico es síntoma de preocupación en ciudadanía trujillana.

“Con la presencia en nuestro país de las placas tectónicas de Nazca y Sudamericana; definitivamente si no se ha producido un terremoto, no debemos estar tan tranquilos, porque se está acumulando la energía”, declaró el experto del Instituto de Investigación en Desastres y Medio Ambiente (IIDMA)-UNT, Ing. Segundo Seijas Velásquez. El silencio sísmico que vive nuestro país preocupa también en Trujillo, donde se vivió un trágico terremoto en 1970.

El especialista de la UNT pidió tener en cuenta las continuas declaraciones del sismólogo Julio Kuroiwa y del director del Instituto Geofísico del Perú (IGP), Hernando Tavera; quienes señalaron que nuestro país vive un “silencio sísmico” de más de dos siglos y medio.

Los expertos en sismología han identificado tres grandes zonas de peligro en nuestro país. La primera se ubica en el mar a unos kilómetros de Lima, la segunda al sur de Moquegua y la tercera se ubica cerca a nuestra región: en la costa de Piura, denominada “zona de silencio” entre Perú y Ecuador.

En declaraciones de febrero del 2011, Seijas Velásquez alertó que un terremoto de grado 8 sería catastrófico para nuestra ciudad. “Trujillo se caracteriza por sus casonas de valor histórico, pero con fallas en sus infraestructuras; lo que constituye un peligro latente para los transeúntes; además de tener calles estrechas que, ante un eventual sismo, ocasionaría muchas muertes”.

El especialista de la UNT lamentó que se haya permitido la ampliación de pisos en edificios no proyectados para resistir más peso estructural. Se contratan maestros de obra, cuando estos no están preparados para realizar análisis de suelos ni de la resistencia que puede ofrecer ese suelo. Eso aumenta la vulnerabilidad estructural.

“También existe la vulnerabilidad social, es decir, pobladores a quienes se les ha explicado que no deben construir sus viviendas en zonas de peligro, sin embargo insisten en hacerlo”, afirmó.

MAPA DE PELIGROS

El profesional de la UNT participó en el 2002 junto a un equipo de técnicos de la Universidad Nacional de Trujillo en la elaboración del “Mapa de Peligros de la ciudad de Trujillo y zonas aledañas”. El estudio se realizó junto al Instituto Nacional de Defensa Civil (INDECI); ahí se tienen focalizados los lugares de mayor riesgo para los diferentes desastres.

Seijas invocó a los estudiantes de las 13 facultades a promover la formación de Brigadas de Defensa Civil; para estar preparados ante eventuales sismos y contribuir a la comunidad como voluntarios en probables escenarios de desastre.

Leave a Reply