Home>Trujillo Beat>Rafael Flores Jimeno: «Justiniano Borgoño fue el único trujillano que llegó a presidente del Perú»
Rafael Flores Jimeno
Trujillo Beat

Rafael Flores Jimeno: «Justiniano Borgoño fue el único trujillano que llegó a presidente del Perú»

Rafael Flores Jimeno, es el sobrino tataranieto de Justiniano Borgoño, único presidente del Perú nacido en Trujillo y nos cuenta su historia.

En una entrevista reveladora con Siente Trujillo, Rafael Flores Jimeno, sobrino tataranieto del ilustre Justiniano Borgoño, comparte sus pensamientos sobre la rica historia de su familia, el legado de su distinguido pariente y sus propias perspectivas sobre el mundo actual. Desde sus vínculos familiares hasta su visión de la sociedad y la política, esta conversación ofrece una ventana única a la vida y las creencias de un descendiente directo de una figura histórica peruana. 

Mi nombre es Rafael Flores Jimeno. Tengo 74 años. Nací el  22 de diciembre de 1949. en Trujillo, Perú. Estudié Psicología. Actualmente estoy retirado, disfrutando de mis días con las barbas blancas que he acumulado a lo largo de los años. No tengo ninguna creencia política en particular, pero valoro profundamente los derechos sociales de todas las personas. Soy budista y practico regularmente en un templo budista de la República de Laos, el cual está cerca de mi hogar. Hoy mismo planeo participar en una sesión de meditación con los monjes. Además, tuve el honor de ser monje en dos ocasiones, con la cabeza rapada y todo. 

Siente Trujillo: ¿Qué lazo familiar tenía con don Justiniano Borgoño? Cuénteme, don Rafael. 

Rafael Flores Jimeno: Bueno, mi bisabuelo es Pedro Domingo Rosell Borgoño. Viene de esa rama, es decir, viene por la parte paterna. Mi abuela era María Rosell, hija de Pedro Borgoño, que era sobrino, hijo de la hermana de Justiniano Borgoño. 

¿Tiene algún recuerdo o historia familiar que haya escuchado de la vida de Justiniano Borgoño? 

Borgoño iba a Huanchaco y Las Delicias. Los Rosell eran sus sobrinos y hacían algunas representaciones como niños, entonces él era uno de los que las veía y, claro, naturalmente, los mayores que estaban ahí les daban un sol, un presente, caramelos, algo así. Tenía un tremendo bigote, y en esa época, cuando alguien tenía un bigote así, decían «a lo Borgoño» o «a los Borbones», a los que tenían el bigote. 

¿Cuál cree que fue el papel más significativo que tuvo Justiniano Borgoño durante su presidencia interina? 

Es extraño realmente porque él era vicepresidente y muere el presidente Morales Bermúdez. Entonces, él completa la presidencia de Morales Bermúdez por cuatro o cinco meses, creo. Pero parece que había un primer vicepresidente y, por alguna razón política de la época, Justiniano Borgoño salta y se convierte en el presidente interino, digamos, el que completa el período. Algunos le dicen, y busque usted la palabra, es una palabra muy extraña: «por el arte del virviri loqui», de alguna maniobra política, me imagino que debe haber sido así. 

¿Cómo describe la participación de Justiniano Borgoño en la defensa de Lima durante la Guerra del Pacífico y la campaña de Breña? 

Bueno, él ya había tenido experiencia militar antes, en una de estas guerras civiles, y creo que terminó como capitán. Luego, regresó a trabajar en la hacienda de su familia, Tulape, en el valle de Chicama. Cuando comenzó el conflicto con Chile, un grupo de trujillanos formó unos batallones, creo que cuatro, de los cuales dos estaban armados y los otros dos no. El batallón que formó Justiniano Borgoño, que fue prácticamente el mejor equipado, participó en la defensa de Lima. Este batallón se llamó «Líderes de Trujillo» y fue financiado por gente adinerada de Trujillo, incluyendo algunos oficiales que aportaron de su propio bolsillo. 

Esta unidad marchó a Lima y estuvo en el Callao. Sin embargo, cuando se vio que el ataque chileno no sería por Ancón sino por la zona de Chorrillos, el batallón fue trasladado a San Juan. Justiniano tuvo una participación muy interesante; los chilenos atacaron ese cerro tres veces, pero fueron rechazados en cada intento. En el tercer ataque, viendo que los chilenos no traían mucha fuerza, Justiniano Borgoño y su batallón trujillano, junto con otro batallón, se lanzaron al ataque y llegaron a 40 metros de los cañones chilenos. La infantería chilena se retiró y solo los artilleros chilenos, con sus rifles Winchester de repetición, lograron detener a los peruanos. Justiniano cayó herido en una pierna, pero aun así logró avanzar con sus soldados. Finalmente, los «Líderes de Trujillo» se retiraron ordenadamente, aunque con muchas bajas. 

¿Y luego?

Luego, participaron en la batalla de Miraflores. Durante la noche posterior a esta batalla, cuando los chilenos comenzaron a entrar a Chorrillos y quemar la ciudad, Borgoño fue uno de los que enfrentó esta situación. Sin municiones y herido en la pierna, fue capturado. Según algunos historiadores, se acercó a los soldados chilenos, tiró su revólver ya sin balas y pidió hablar con el jefe chileno. Fue hecho prisionero y tuvo que entregar su espada, pero el jefe chileno, Saavedra, se la devolvió, diciéndole que debía comprometerse a no pelear más contra Chile y podía regresar a Trujillo. Esto se debió a que Saavedra conocía a los familiares chilenos de Borgoño. 

Muchas cosas de esa época estaban relacionadas con familias y gente que se conocía, no como ahora. Así, Borgoño regresó a Trujillo, donde lo hicieron prefecto, y luego participó en el combate de San Pablo en Cajamarca. Ya en Huamachuco, estuvo al mando del Batallón Zepita número dos, por mandato de Cáceres.

Rafael Flores Jimeno
Rafael Flores Jimeno en Sevilla

¿Cuáles cree que fueron los logros más destacados de Justiniano Borgoño en sus cargos, como Ministro de Guerra y Marina o como Presidente del Consejo de Ministros? 

No conozco mucho, pero leyendo encontré que él se había dado cuenta de que el Ejército del Perú necesitaba reformarse en cuanto a los nuevos armamentos, las formaciones y las tácticas de combate. Creo que escribió algo al respecto. Sin embargo, no estoy muy familiarizado con su vida política, ya que no me interesé mucho en ese aspecto. 

¿Me podría compartir algún detalle interesante sobre la vida personal de Justiniano Borgoño? 

Era muy amigo de Cáceres y permaneció amigo de él hasta el final. Cuando fue llamado por Cáceres, se convirtió en uno de los oficiales preferidos de Cáceres. Por eso, le dio el mando del Batallón Zepita número 2. Es interesante porque el Batallón Zepita es un batallón que dio dos presidentes: Cáceres y Borgoño. En esa época, se pensaba que un militar tenía el potencial de llegar a ser presidente. Entonces, del Batallón Zepita salieron dos presidentes: Cáceres y Borgoño. Se reunían mucho en Ancón. La familia del Mariscal Cáceres, que conocemos, recuerda la amistad que tenía Borgoño con Cáceres. 

¿Podría explicar la confusión histórica sobre quién fue el único presidente de Trujillo y cómo esta confusión afectó la venta de la casa del mariscal Orbegoso? 

Siempre fue un personaje interesante. Justamente, esta conversación se relaciona con una anécdota cuando escribieron sobre Siente Trujillo que iban a abrir una plazuela que ahora está enrejada, pegada a la casa del mariscal Orbegoso, frente a la iglesia de San Agustín. Argumentaban que esa era la casa del único presidente que tuvo Trujillo, y yo dije que no, porque el único presidente que ha tenido Trujillo es Borgoño. El mariscal Orbegoso, en sus propias memorias, dice: «Yo nací en Chupizongo, Usquil.»

Cuando iban a vender la casa del mariscal Orbegoso, tuvieron que darle algo extra para que el banco la comprara. Dijeron que esa era la casa donde nació el único presidente del Perú. La gente del banco, imagino yo, pensó que tenían una casa antigua con historia. Además, el mariscal está enterrado en la casa; lo sacaron del cementerio de Trujillo y lo enterraron en un lugar donde guardaban las calesas de la época. Entonces, en el tiempo de la venta, Borgoño comenzó a desaparecer de la memoria de los trujillanos, y quedó la idea de que el único presidente fue Orbegoso. Pero en realidad, Borgoño es el único presidente trujillano. 

¿Ha dejado un legado Justiniano Borgoño?

Yo quisiera decir que sí, y le voy a explicar por qué. Su padre, Pedro Antonio Borgoño y Núñez, nacido en Chile y casado con una trujillana, participó en la batalla de Rancagua al lado de los realistas y se destacó como capitán de una compañía que derrotó a los patriotas chilenos. El virrey del Perú lo envió a Trujillo como jefe de plaza con el rango de mayor, y ahí entró en conversaciones con el Marqués de Torre Tagle, apoyando al Marqués en la captura de los oficiales españoles en Trujillo.  

En la expedición libertadora llegó su hermano, José Manuel Borgoño y Núñez, como jefe de artillería. No sé qué cartas intercambiaron estos personajes para obtener esos cargos. El padre de Justiniano Borgoño también recibió un reconocimiento por haber sido jefe del Estado Mayor del Ejército del Norte. Además de organizar las tropas que fueron a Pichincha. Así, tenemos participación de la familia Borgoño en la independencia de Ecuador, la independencia de Trujillo, Perú y Chile.

Entrevista: Paul Rodríguez

 Puedes encontrar más entrevistas en Trujillo Beat.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *