Home>Trujillo Beat>¿Por qué a las personas les gustan las luces navideñas?
luces navideñas árbol de navidad en plaza de armas de Trujillo
Trujillo Beat

¿Por qué a las personas les gustan las luces navideñas?

En ciudades como Trujillo, las luces navideñas son una tradición que se posa en los árboles de las casas y en los centros comerciales.

Las luces navideñas son un elemento icónico de las festividades de fin de año, y su presencia genera una variedad de emociones y respuestas en las personas. Pero, ¿por qué nos atraen tanto estas luces? La respuesta radica en una combinación de factores psicológicos, culturales y biológicos.

Un viaje a la infancia

Las luces navideñas suelen evocar recuerdos de la infancia, una época asociada a la alegría y la inocencia. Según el psicólogo Steve McKeown, las personas que decoran sus casas para Navidad antes de tiempo lo hacen por una cuestión de nostalgia. Vivimos en un mundo frenético y muchas personas llegan al final de año con una importante carga de estrés y ansiedad, por lo que es entendible que para combatir esas situaciones decidan buscar situaciones que les levanten el ánimo.

Un estímulo para el cerebro

Las luces navideñas también tienen un efecto directo en nuestro cerebro. Según la psicóloga Deborah Serani, los colores brillantes y las luces pueden aumentar los niveles de energía y recordar a la gente los tiempos felices. Además, se ha observado que ciertas zonas del cerebro interactúan ante estímulos navideños como las luces, lo que podría explicar su atracción.

Un símbolo de sociabilidad

Las luces navideñas también funcionan como una señal social. Encender las luces navideñas en las ventanas puede indicar a los vecinos que eres amigable y sociable. Además, las decoraciones navideñas pueden ser una forma de conectar con la comunidad y participar en una tradición compartida.

Un legado histórico

La tradición de las luces navideñas se inició en los países donde hay invierno en la época de Navidad, con el objetivo de hacer que el invierno fuera festivo con la luz y el calor del fuego. Con el tiempo, esta tradición se ha extendido a todo el mundo, convirtiéndose en un símbolo universal de la temporada navideña.

En resumen, las luces de Navidad nos atraen por su capacidad para evocar recuerdos felices, estimular nuestro cerebro, conectar con los demás y participar en una tradición histórica. Sin embargo, es importante recordar que no todos responden de la misma manera a estas luces. Para algunas personas, las luces navideñas pueden evocar sentimientos de tristeza o soledad, especialmente si han perdido seres queridos o si están pasando por un momento difícil.

Puedes encontrar más artículos en Trujillo Beat.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *