Home>Trujillo Beat>“La literatura nos da la oportunidad de entrar a mundos que no tienen nada que ver con nosotros”, Marco García Falcón, escritor
Trujillo Beat

“La literatura nos da la oportunidad de entrar a mundos que no tienen nada que ver con nosotros”, Marco García Falcón, escritor

Marco García Falcón es novelista, cuentista y docente de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP).

Asimismo ha obtenido diversos galardones literarios, entre ellos el conocido Premio Copé por su relato, La caza sutil. Marco García Falcón ha llegado a nuestra ciudad, durante la 7ma Feria Internacional de Libro Trujillo 2018 que se desarrolla en la plazuela El Recreo, para presentar su más reciente novela, La luz inesperada. Sobre ella tejerá sus argumentos en esta constructiva charla con Siente Trujillo.

¿Qué puede decir sobre su actual novela, La luz inesperada, que presenta en la 7ma Feria Internacional de Trujillo 2018?

Esta novela se trata de una especie de viaje al pasado, es un joven publicista muy exitoso que tiene la idea de reconstruir su viaje de promoción y es obvio que algo le ha pasado a él. Tiene como una cuenta, una deuda, un trauma, que de alguna manera logra reconstruir gracias a la redes sociales, debido a la facilidad de contactarse con alguien; sin embargo las cosas no salen como él lo pensaba.

¿Es decir hay una obsesión por el pasado en el personaje de su obra?

En el personaje y en general. La verdad tengo varias obsesiones, tengo una obsesión por los viajes, creo que son transformadores, los viajes permiten encontrarse consigo mismo, compensar, subsanar cosas negativas o vacíos que se ha tenido en la vida. Muchas personas lo hacen.  A veces no viajan al mismo lugar por el temor de decepcionarse o por el temor de no encontrar ese lugar que conservan en la memoria, esa especie de paraíso.

¿Esta obra está inspirada en alguna experiencia personal o de algunas amistades o personas que conoce?

Sucede que soy profesor, trabajo mucho con los jóvenes de primeros ciclos de la universidad, y en una ocasión hablamos del viaje de promoción en sus colegios. Ellos me empezaron a contar las bromas, anécdotas, a veces crueles, y una de ellas me quedó rondando,  y más que una broma fue un hecho en particular y eso me sirvió de  materia prima para trabajar esta novela.

¿Cómo fue el proceso creativo para elaborar su novela, La luz inesperada?

Lo que hago, una vez que tengo la pulsación de escribir un libro, es ir planeando cómo lo voy a contar y necesito dedicarme enteramente a escribirlo. Yo no soy de los que escriben unas páginas y luego lo deja, lo que comúnmente hago es, durante los veranos aprovecho para escribir al menos el borrador completo.

Su libro de cuentos París Personal es una de sus obras más difundidas y se centra en alguien que sueña con ser escritor y vivir en París. Luego de varios años de haber sido publicada, ¿qué opina actualmente sobre ella?

Cada libro que he escrito ha reflejado el momento emocional en el que he vivido y he estado. En esa época tenía mucho entusiasmo por escribir y por ser escritor. Ahora considero que escribir es primordial para ser escritor.

Escribir es algo solitario y ser escritor es algo público como en estos momentos; la presentación de un libro, una entrevista que hace a uno parte del trabajo. Aunque el trabajo más importante es escribir, que es una labor solitaria, dura, de introspección, de mirar hacia adentro, y en esos años yo tenía esas dos ideas y se me ocurrió que tenía que viajar a París. Lo que planteé en la trama del libro, compuesto por nueve  cuentos, es que en el primer cuento se trata de un joven profesor que sueña con ir a París, él junta dinero y logra viajar.

Los cuentos restantes parecería que son las historias de él en París, pero en el último relato uno se da cuenta que el personaje aún vive en Nueva York y hay como un juego, son las historias que el protagonista iba a escribir, es decir es un sueño, un deseo. El entusiasmo de esos años sin duda se plasmaron en este libro.

¿Cree que esa idea permanece en los autores noveles en estos días?

Yo creo que hay personas que se acercan a la literatura pensando que ser escritor es algo glamoroso, es como una figura muy interesante, que puede ser; pero como dice Philip Roth, ser escritor es estar como siete u ocho horas dándole vueltas a unas oraciones, estar de forma disconforme, toxicomaniaca, estar cansado, irte a tomar algo y volver a esas siete u ocho horas prendido en la escritura.

Se sabe que usted ganó uno de los premios Copé por su cuento La caza sutil. ¿Qué sintió al haber obtenido este galardón?

He tenido la oportunidad de ganar premios con mis relatos y mis novelas, lo que yo veo es que los concursos pueden servir de estímulo para escribir. Sin embargo, creo que nadie debe escribir para un concurso y menos alguien debe pensar que su destino literario está determinado por si gana o no el premio. Los concursos son como un aliciente, pero si tienes vocación ganar un premio no debe modificar nuestro trabajo.

Luego de varios años, ¿Qué significa haber escrito este relato, La caza sutil?

La caza sutil se trata sobre un crítico textual, alguien que se encargue de encontrar la mejor versión de un texto, es el que hace unas comparaciones, y a través de la filología decide cual es el mejor texto. Este crítico textual empieza a descubrir a un autor inédito y lo empieza a seguir. La trama se planeta a través de ello, y el personaje se va a meter en problemas debido a ello. La caza sutil, es el juego de cazador que al final termina siendo cazado.

En alguna ocasión se refirió que la literatura es como un simulador de la vida ¿Puede profundizar más sobre ello?

Es una frase que suscribo plenamente porque creo que la literatura no solamente es entretenimiento, es una forma de aprendizaje que no proporciona la ciencia. La literatura nos enseña a enfrentar situaciones nuevas o que vendrán. La literatura nos pone en la piel del otro y a través de eso nos hace ser más empáticos, más tolerantes, creo que ayuda mucho a las relaciones humanas.

En algún momento mencionó que cuando uno escribe un libro está ciego de diferentes maneras. ¿Qué puede decir sobre ello?

Uno tiene una historia en su cabeza o en tu mundo interior y  a veces el lenguaje no es suficiente para poner eso por escrito, pero a veces ello no va a ser entendido como uno lo plantea, sino de otra manera, entonces se da la casualidad que los lectores terminan contándote tu libro, y uno al final no sabe bien como ha contado su cuento. Con Esta casa vacía, mi novela anterior, sucedió ello.

Alonso Cueto dijo alguna vez que vale más la historia que la escritura. ¿Su punto de vista respecto a esta afirmación es similar o divergente?

Entiendo esa frase, por ejemplo a un amigo le pasó que escribía muy bien y un reconocido escritor le dijo, saca estos capítulos, porque acá tú estás demostrando que escribes bien, pero aquí no debes demostrar que escribes bien, sino debes defender tu historia, y esos capítulos donde tú escribes muy bien no sirven a la historia. . A veces por querer demostrar sus habilidades para escribir, entorpecen su historia, uno debe ser humilde, y decir yo no importo tanto como escritor, sino lo que importa es la historia.

¿Qué valía tiene dedicarse a escribir en pleno siglo XXI donde los avances tecnológicos y las redes sociales son lo más usado en estos tiempos?

Creo que los escritores siguen siendo un puente entre las personas, pienso que la gran operación que realiza la literatura no es cambiar el mundo, sino a veces inquietar, subvertir ciertas creencias, sacarnos de ciertos guetos mentales. Uno ahora se puede aislar, uno tiene sus amigos en Facebook y vive en una burbuja y se puede permanecer allí y puedes pensar que el mundo es así.

Lo importante es comunicarnos con el que es diferente. La literatura nos da la oportunidad de entrar a mundos que no tienen nada que ver con nosotros. Uno tiene que animarse a buscar unos mundos nuevos, más vida, más experiencia.

¿Cuál es su percepción sobre el actual panorama de las letras peruanas?

Creo que literatura peruana, sigue ciertos movimientos mundiales, se le caracteriza por su diversidad, hay bastante libertad para escribir sobre diferentes temas. Aun vivimos una etapa de transición, creo que de las generaciones nuevas habrá que decantarnos, o quizá se está preparando el terreno para grandes autores.

¿En qué proyectos literarios está trabajando?

A mí me viene el impulso de querer escribir, ya tengo otra novela, me ilusiona mucho. Me había prometido este verano no escribir, pero ya tengo el fantasma de unos personajes.

Finalmente y basándose en su experiencia, ¿qué recomienda a una persona que se inicia en el oficio literario?

Hay que vivir, leer bastante, prefiero que sea una lectura de calidad. Un escritor debe leer como escritor, leer poco pero bien. Buscar tu familia emocional, es decir hay escritores que te gustan porque son como tus parientes, entonces ahondar en ellos para descubrir sus herramientas expresivas, que aporten algo nuevo a esa estirpe en la que te enmarcas.

Entrevista de nuestro colaborador Guillermo Salvador Saldarriaga; fotos, Anthony Ibáñez Carranza

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.