Home>Trujillo Beat>«La literatura es un instrumento para analizar, para pensar, para que los ciudadanos sean más críticos de su sociedad», Leydy Loayza, periodista y escritora
Leydy Loayza
Trujillo Beat

«La literatura es un instrumento para analizar, para pensar, para que los ciudadanos sean más críticos de su sociedad», Leydy Loayza, periodista y escritora

76 años tuvieron que pasar para que Ica tuviera entre sus habitantes una mujer que se atreviera a escribir una novela nuevamente, y que además denunciara la corrupción matizada con un toque de erotismo. La secuencia se desarrolla en tres ciudades: Ica, Huancavelica y La Habana. Todo ello, en la pluma de la periodista, poeta y escritora Leydy Loayza.

En su blog, Leydy Loayza deja ver cómo nació esta pasión por las letras, cuando su madre le reveló que no había mucho dinero para viajes; así que le recomendó leer libros para que pudiera viajar a todas partes. Hoy esa niña es toda una mujer de 34 años que ha viajado por diversos países, si no sus libros lo hacen por ella, en México, Colombia, Panamá y Cuba.

“Para escribir no hay que tener nada que decir

Sino más bien que sentir sino más bien que sentir

Que expresar, que trasmitir que expresar, que trasmitir

No es una profesión, es un arte o es una profesión, es un arte

No es un trabajo, es un placer o es un trabajo, es un placer

No es una ocurrencia es una constancia o es una ocurrencia es una constancia

Y no es una tarea es una motivación”, Placeres y delirios de Leydy Loayza (2011).

Luego de dar sus primeros pasos en la publicación de libros dedicados a la poesía como “Árbol desnudo”, “El origen del miedo”, “Afrodita en invierno”, ahora escribe su primera novela que titula, “Cuerpo de Agua”, que dio conocer a través de la Feria Internacional del Libro de Trujillo en su 8va edición.

Su libro visualiza a los comuneros de la sierra y también denuncia la corrupción ¿Cómo hizo para mezclar ambos temas?

Se debe a parte de mis vivencias periodísticas. Yo soy periodista de investigación desde los 17 años y viajar mucho a estos lugares me hizo conocer la realidad e involucrarme con los problemas de esas personas. Además, había trabajado varios casos de conflicto social que me llevaron a la ficción de la historia que le ocurre a este dirigente, quien es asesinado a sangre fría. Hay mucho de realidad en esta novela, pero también hay ficción. Además hay un trabajo periodístico que se hace para construir este tipo de novelas policíacas que, en su mayoría, son llevadas al cine porque tiene una carga psicológica bastante fuerte. La idea también era hacer una especie de película de lo que pasa en nuestra realidad social.

¿En qué momento pasa la línea de hacer periodismo a hacer literatura?

En mi vida, siempre la literatura ha estado antes del periodismo. Escribo desde muy pequeña, pero estudié periodismo porque ser escritora en el país y vivir de eso es complicado. Creo que el único que vive de la escritura es Vargas Llosa. Uno tiene que trabajar en otras cosas y el periodismo es parte de mi vida. El periodismo me ha dado la sustancia para hacer este tipo de narrativas. El quehacer periodístico alimentó a los personajes y las historias las trasladé a la literatura.

¿Por qué «Cuerpo de Agua»?

La novela empieza con un cuerpo del delito, entonces ya vamos conociendo qué tipo de historia se va a contar, y la esencia de este conflicto es por un cuerpo de agua, así es como se les conocen a las lagunas. Son espejos de agua, pero también son cuerpos que transcurren, que fluyen, y al final el cuerpo también termina siendo eso. Cuando uno se muere no queda nada, y terminas en la tierra, es esa esencia donde yacen todos los cuerpos. Hay una connotación profunda con lo que les ocurren a los personajes, y tienen que descubrirlo leyendo la novela.

Dice que hay páginas que desechó durante su desarrollo literario ¿Cómo fue el proceso?

Empecé con 300 páginas y ahora el libro se compone de 175. Es una novela corta porque uno empieza escribiendo con mucho entusiasmo, pero a veces hay que borrar o reescribir porque es parte del proceso creativo. Y a mí me tomó 5 años. La novela la pude escribir en 3 meses tranquilamente, como la escribí, pero después hubo 5 años de trabajo literario de ir contando, ir sacando escenas, ir poniendo escenas, y cuando terminas queda como un vacío, porque se te va un hijo. Sacaste un libro. Cada libro es como un hijo, pero también queda la satisfacción de sacar una historia.

Usted dice que los periodistas no suelen escribir sobre corrupción ¿A qué cree que se deba esto?

Generalmente por la plata. Los periodistas generalmente se ven tentados ante el poder y a veces son contratados por empresas o por autoridades y se van callando cosas. A mí me ofrecieron cantidades de dinero por callar casos de corrupción en la ciudad de Ica, que es donde vivo, y al final no acepté, porque todo se sabe.  El periodista tiene que tener cierto valor ético. No puedes tener autoridad moral para hablar, cuando has recibido dinero. También la prensa no hace investigación porque tienen miedo o está coludida, entre las dos, yo creo que es más la segunda que la primera.

Nombraba tres ciudades Ica, Huancavelica y La Habana ¿Cómo hizo para fusionar las tres ciudades y que características similares encontró en estas?

Yo viví en La Habana un tiempo y descubrí que tiene similitudes con la sierra. Allí, por ejemplo, hay mucha cultura, sin embargo, no hay libertad. La gente vive oprimida y no es feliz. No pueden darse el lujo de viajar porque no le alcanza. Un neurocirujano muy preparado gana 140 soles que no le alcanza para mucho, y en Huancavelica pasa lo mismo. Un campesino gana 140 soles, pero no es tan educado, lamentablemente. Hay dualidades como diferencias que me llevaron a colocar estos escenarios en mi novela.

«Yo viví en La Habana un tiempo y descubrí que tiene similitudes con la sierra. Allí, por ejemplo, hay mucha cultura, sin embargo, no hay libertad. La gente vive oprimida y no es feliz». Leydy Loayza Mendoza.

Hace 76 años una mujer no escribe una novela en Ica ¿Por qué cree que las escritoras no se han decidido por este género?

Es una satisfacción muy grande y un compromiso de estar a la altura. Sí hay muchos escritores hombres, pero no hay muchos escritores de novela. Y escritoras de novela no hay. Hay muy buenas poetas. Yo les preguntaba a las poetas si van a escribir narrativa, y me decían que por lo pronto no. Hay que generar estas oportunidades de ir publicando. No teníamos editoriales en Ica, hasta ahora que hay dos desde el año pasado. A mí si me interesaba publicar una novela y esta es una de las tres que vienen.

¿Tiene proyectada la temática de las siguientes?

Si, la segunda ya la estoy escribiendo, también es de corte policial, novela negra. Tiene que ver con un caso de corrupción, que llevé por muchos años, de un alcalde corrupto que se quiso reelegir, y que hoy en día va a postular nuevamente. Sin embargo, con la novela puede que ya no postule. Entonces vamos a publicarla antes que se postule (risas).

¿Cree, entonces, que tocar estos temas en la narrativa influye a que las personas no olviden a los corruptos? Porque los latinoamericanos en general suelen olvidar…

Si, hay un lema que dice “que robe pero que siga haciendo obras” entonces uno va dejando pasar ciertas cosas y vas eligiendo el mal menor, y el mal menor termina siendo el mal peor. Eso está pasando en nuestro país, como en muchos países de Latinoamérica. Nos equivocamos al elegir. Y nos terminamos defraudando, y el pueblo es el que paga las consecuencias. Por eso creo que la novela aborda esa necesidad de abrir los ojos a las personas. La literatura es un instrumento para analizar, para pensar, para que los ciudadanos sean más críticos de su sociedad y puedan mejorarla.

A pesar de que habla de la corrupción en la novela también le da un espacio al erotismo ¿Cómo hizo para incluir estos aspectos que pudieran resultar distantes?

Yo empecé escribiendo poesía, mi primer libro que fue “Placeres y delirios”, que ya te imaginarás que tenía mucho de erotismo. Me siento muy cómoda escribiendo sobre eso, porque creo que es parte de la exploración sexual de la mujer; sobre todo ahora que estamos en un tiempo de empoderamiento y antes se trataba como tema tabú. Y creo que eso le da una sustancia atractiva a la novela. En el Perú tenemos más hoteles que otras estructuras. Evidentemente a los latinoamericanos les gusta este tipo de narrativas donde se explora a sí mismo el ser humano, en sus pasiones, vivencias y sexualidad. Entonces no podía dejarse de lado esta realidad, porque los personajes viven y tienen una historia, ellos tienen sus propios conflictos emocionales.

¿Qué autores de referencia la inspiran para escribir? Nombraba que en su velador tiene varias obras…

Me gusta mucho la novela policial. Estaba leyendo mucho a Leonardo Padura, Ernest Hemingway, Truman Capote, Thomas Harris, que son los escritores de la novela negra. También a peruanos como José María Arguedas, en quien puedes encontrar muchas cosas interesantes… y voy seleccionándolos en lo que va avanzando la historia. Como que las novelas te van atrapando. Pero también leo poemas de José Fernando Lezama Lima, Blanca Varela y Octavio Paz, porque la poesía le da una sustancia y un matiz cálido a las historias.

Usted ha logrado consolidar una feria del libro en Ica ¿Cómo lo logró?

Ha sido muy complicado. Yo trabajo como periodista durante 8 horas por 5 días a la semana, y queda poco espacio para hacer gestión cultural. Empezamos haciendo la feria con mis fondos. Yo agarraba de mi sueldo para invertir en eso y era complicado; pero ahora hemos ganado un proyecto de estímulo económico del Ministerio de Cultura, que premia los programas culturales que se hacen en el interior del país; para ello, entregamos las evidencias de las experiencias vividas. Ahora nos darán el apoyo para el próximo año. Vamos a traer autores como Mario Bellatin, quien es un escritor mexicano, y vamos homenajear a los escritores de la región como Abraham Valdelomar que es nuestro gran escritor emblemático. Esa gestión cultural ayuda mucho porque se interactúa con otros escritores, y para mí ese es el eje para promover la cultura en la gente.

Leydy Loayza

Entrevista de nuestra colaboradora: Yasmielen Beatswine

Fotos: Ana Tongo Ramírez

Puedes encontrar más entrevistas a los escritores invitados a la FILT 2019 en Trujillo Beat. Las obras de Leydy Loayza Mendoza se encuentran en Amazon.

Siente Trujillo, Medio Partner de la Feria del libro de Trujillo 2019

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.