Home>Trujillo Beat>Escribir para salvarse. Por César Chambergo Rojas
Escribir para salvarse. Por César Chambergo Rojas
Trujillo Beat

Escribir para salvarse. Por César Chambergo Rojas

En una fecha de mayo que no recuerdo, en 1997, me compré una máquina de escribir. Ese año Cruzeiro de Brasil había salido campeón de la Copa Libertadores de América; ese hecho fue el primer motivo para utilizar mi máquina.

Con el tiempo, empecé a escribir sobre diversos temas que después desembocaron en la poesía. Desde los diecinueve años la utilicé con frecuencia. Escribir, desde entonces, se convirtió en mi república imaginaria. Nada escapaba a mi curiosidad: apuntes, borradores de ensayos, pequeños poemas en prosa y diálogos (que terminarían de madurar en el año 2013 y serían la base de mi libro El joven de huesos fidedignos, 2016).

Creo que decidí ser escritor (la pasión por las artes plásticas tenía ribetes de prolongar universos), para poder interrogar las vísceras de las palabras. Y escribí como un mandato permanente. Escribir, entonces, se convirtió en un nacimiento permanente; todo lo que él me dio da origen a las múltiples vidas que voy imaginando. No hay modo más certero de interrogar a la vida que creando y en ese punto confluyen con las artes plásticas: el lenguaje tiene ribetes de eternidad desde sus múltiples manifestaciones; es la razón de existencia y destino de la sensibilidad creadora.

Cada vida lectora que desemboca en la creación literaria y plástica, representa el ciclo vital de la imaginación. Y la imaginación es la balsa, acaso un faro de cada circunstancia. Ser náufragos y vigías al mismo tiempo permiten convivir entre las incertidumbres y certezas permanentes, respectivamente. Y esa dinámica es necesaria para la existencia de una obra que, en realidad, es un fragmento de un todo en expansión y revelación.

Puedes encontrar más artículos en Trujillo Beat.

También puedes seguir en su perfil de FB a César Chambergo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *