Home>Trujillo Beat>«Para escribir ‘Estación Delirio’ investigué demasiado sobre psiquiatría», Teresa Ruiz Rosas, escritora
Teresa Ruiz Rosas
Trujillo Beat TV Trujillo

«Para escribir ‘Estación Delirio’ investigué demasiado sobre psiquiatría», Teresa Ruiz Rosas, escritora

Charlamos con la escritora peruana Teresa Ruiz Rosas, reconocida con el Premio Nacional de Literatura 2020, por su última novela titulada Estación Delirio

Durante esta entrevista, Teresa Ruiz Rosas nos cuenta acerca de los sucesos que la llevaron a escribir esta publicación que aborda, desde la ficción, un tema tan delicado como la salud mental.

Teresa Ruiz Rosas nació en Arequipa en 1956. Es narradora, traductora literaria y docente universitaria. Reside en Colonia, Alemania y tiene 9 libros de ficción. Entre otros galardones, recibió el premio Juan Rulfo 1999 (Francia) y una mención honrosa de la III Bienal de Novela Premio Copé 2011.

Siente Trujillo: ¿Qué la llevo a crear su novela Estación Delirio?

Teresa Ruiz Rosas: Estación Delirio es una ficción que nace de una historia real. El personaje de Anne Kahl, que trabaja en una clínica psiquiátrica en Alemania, a principios de los años ochenta, tuvo esta tarea que se describe desde el comienzo (liberar a catorce pacientes de esta clínica).

Este hecho me impactó mucho. Desde el instante que me lo contó mi amiga supe que tendría que escribir sobre eso; porque me pareció impresionante. Hablé con ella bastante, lamentablemente falleció hace años, y no había logrado escribir hasta ese momento; pero después retomé el tema. Hice intentos de escritura, pero no llegaron a cuajar porque me faltaban elementos.

He investigado demasiado sobre psiquiatría, he hablado incluso con un asistente del psiquiatra, a quién visité hace tres años, cuando él tenía 93 años, y estaba ya terminando la novela. Eso fue importante porque pude ajustar lo que tenía escrito; tuvo mucho impacto esa conversación. También visité la casa museo del psiquiatra, que es un legado donde vivió, averigüé sobre su persona, leí su autobiografía, vi su colección de obras de arte y me informé mucho sobre la época.

Todo lo demás es ficción, el hecho de que esta mujer alemana viviese en Arequipa es cierto; pero lo importante, las biografías de las pacientes son producto de mi ficción. Una ficción que tiene un sedimento en lecturas, conversaciones, experiencias vistas relativamente de cerca; pero todas mezcladas en algo que sería irreconocible. Sin embargo, lo importante es que sea verosímil, creo que eso se logró; incluso el último manuscrito lo leyó una psiquiatra renombrada y estaba de acuerdo con las historias. Eso para mí fue una garantía antes de lanzarme a la publicación.

Al abordar el tema de la salud mental, su objetivo también fue también que se observe y se le de la importancia debida; que no solamente se soluciona con fármacos

Esa fue una decisión del psiquiatra, que tenía prestigio por la aplicación de la terapia electroconvulsiva, que fue cuestionada en su momento; pero ahora se vuelve a aplicar en casos severos. En todo caso, era importante señalar que esta decisión del psiquiatra tiene que ver con su propia responsabilidad, no encuentra a nadie a quien pueda legar su clínica, y al no poder confiar en nadie prefiere cerrarla. Elige el momento en que las pacientes pueden convivir con su enfermedad, porque ese es otro aspecto importante, que el paciente sea consciente de lo que le ocurre y no confíe solamente en las bondades de un tratamiento; sino que sea consciente que puede llevar mucho tiempo su enfermedad; pero es posible tener una relativa calidad de vida. En otras palabras, está a favor de la inclusión.

Traductora

Su idioma nativo es el español, pero también trabaja como traductora ¿Qué idioma le fue más difícil de aprender?

Tengo fascinación por las lenguas extranjeras, aprender no me ha sido tan difícil. El alemán lo aprendí con naturalidad porque fui a un colegio peruano-alemán; tuve la suerte que me pasaran al grupo de alumnos nativos. Era una enseñanza intensiva, eso fue un privilegio. El húngaro es la lengua más extraña que conozco, completamente diferente, porque no es europea, ni eslava. Ese aprendizaje tuvo que ser difícil, pero en mi caso fue casi lúdico. Además de haber estado en Budapest, tuvimos un método de enseñanza extraordinario.

Para mí fue fascinante ir descubriendo ese nuevo idioma, lo aprendí bastante rápido, pero como dejé de vivir allí, dejé también de practicarlo, fue una suerte que luego de años un traductor descubriera que todavía lo hablaba. Lo ideal es captar el sistema del idioma, captando el sistema, uno puede pensar en esa lengua.

Teresa Ruiz Rosas Estación Delirio

Información de la contratapa de Estación Delirio.

Noviembre de 1984, Estación Central de Stuttgart. Anne Kahl, secretaria de una famosa clínica psiquiátrica, encabeza una caravana de mujeres que pronto abordarán distintos trenes que las llevarán a todos los rincones de Alemania. Anne ha asumido la misión de embarcarlas y, en buena cuenta, de liberarlas.

Se trata de una operación clandestina, pues ellas son pacientes muy delicadas del Doktor Curtius Tauler, quien las ha dado de alta siguiendo un tratamiento poco convencional. Para Anne, una artista oculta, la liberación de las mujeres adquiere la estatura de una obra secreta, una performance que difumina los límites entre la razón y la locura. Años después, la escritora Silvia Olazábal rememora los pasos de Anne, su gran amiga.

Aquí puedes ver más de la fascinante novela Estación Delirio.

Entrevista de Ana Tongo Ramírez.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.