Home>Trujillo Beat>“En esta época electoral, los contenidos falsos van a provenir de los gabinetes de comunicación de los políticos”, Maricarmen Ballena
Trujillo Beat

“En esta época electoral, los contenidos falsos van a provenir de los gabinetes de comunicación de los políticos”, Maricarmen Ballena

Maricarmen Ballena conduce un potente proyecto informativo y digital hiperlocal, lo constructivo es que retroalimenta ese proyecto con la huella de medios digitales globales que son líderes por la calidad de su contenido.

En esta época, donde se da prioridad a la información que circula en Internet y redes sociales; Siente Trujillo conversó con María del Carmen Ballena Rázuri, docente de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicación de la Universidad César Vallejo, Trujillo, y directora del periódico digital UNDiario.pe (Últimas Noticias Diario), acerca de las denominadas fake news o noticias falsas que circulan en red, destacando que antes de compartir cualquier noticia necesariamente se debe verificar.

¿Cómo puede conceptualizar los términos posverdad y fake news?

La RAE ha definido la posverdad como una distorsión de la realidad; tiene como finalidad manipular a la opinión pública y a las personas, utilizando a las emociones. Hay una discusión acerca de las fake news, de si deberían denominarse así, pues el hecho de que sean falsas les resta la condición de noticias. Deberíamos tal vez hablar de contenidos falsos circulando en la red. Efectivamente, se presentan como noticias, pero se basan en hechos absolutamente falsos, sobredimensionados, o que son parcialmente verdaderos y que se utilizan para desinformar, manipular, y generalmente, buscar réditos políticos. Son grandes problemas que en la actualidad preocupan a los ciudadanos.

¿Qué características tienen las fake news?

Suelen ser contenidos controversiales, sensacionalistas, que apelan a emociones, buscan indignarnos, conmovernos, enojarnos, alegrarnos, ponernos eufóricos; por una situación muy buena o muy mala que supuestamente pasó. Otro aspecto es que, cuando se trata de encontrar las fuentes donde se origina estas supuestas noticias, no existen, o citan a una fuente que cita a otra.

Si el contenido resulta muy bueno o muy malo, debemos sospechar. Tenemos que preguntarnos de dónde vino. No hay garantía en el medio informativo que lo publica, podría ser de renombre y estar equivocado, esa no es una consideración. Nos toca hacer un trabajo de verificación, de búsqueda, y los periodistas debemos comprometernos a cumplirlo antes de replicar ese tipo de información.

¿Por qué es importante comprender y detectar las fake news?

¿Cómo los ciudadanos podemos tomar decisiones, si aquel contenido en el cual nos fundamentamos es falso?. Aquí hay un problema. No puedo movilizarme, o indignarme, en base a contenidos falsos, que pueden ser, por ejemplo: una fotografía de un oso supuestamente en extinción, en una zona que no es su hábitat; o el falso secuestro de un niño, donde se distribuye su fotografía pidiendo que ayuden a buscarlo; hasta contenidos donde a ciertos políticos se les atribuyen, conductas, palabras o reuniones que no han tenido. Es importante que aprendamos a distinguir los contenidos, pero paralelamente se da otro problema; es que nos gusta vivir en una burbuja, en la que nuestros amigos piensan igual a nosotros y nos movemos en función de los mismos intereses.

En el lado de los periodistas es indispensable que nos comprometamos con la tarea de descubrir contenidos falsos, de advertir sobre ellos. Hay organizaciones implicadas en detectar y denunciar información falsa, y a la vez orientar a los usuarios de redes sociales acerca de esta problemática.

¿De dónde proceden la mayoría de fake news?

En esta época electoral, los contenidos falsos van a provenir de los gabinetes de comunicaciones de los políticos y van a ser los ataques de unos contra otros. En México, se ha determinado que hay una red de información falsa, construida deliberadamente para sacar rédito político; así como existen los famosos bots en Twitter, que sirven como caja de resonancia de información falsa. Esto ocurre en gobiernos con tendencias demagógicas, o gobiernos corruptos, que pretenden coartar las libertades y perpetuarse. Debemos estar atentos al comportamiento de los grupos que ostentan el poder, vigilarlos para así detectar si de ellos provienen estos contenidos falsos.

¿Podrían divulgarse noticias alejadas del contexto político, para obtener beneficios políticos?

Así es, y es deliberadamente. Si nos vamos al origen de la definición de posverdad, la finalidad mayor es manipular a la opinión pública, influyendo en sus emociones. ¿Cómo lo hacen?, distorsionando la realidad, generando contenidos falsos que parezcan noticias.

¿Qué está haciendo desde su medio informativo, Últimas Noticias, para evitar que se difundan fake news?

Nosotros tenemos una cobertura hiperlocal, trabajamos con las provincias de Chepén y Pacasmayo. Como medio, hemos decidido que la información debe estar completa, verificada y fundamentada en la realidad, antes de publicarla en la web. Nos puede tomar tiempo, eventualmente las fuentes no están disponibles; si la información no está completa tratamos de verificarla por nuestros propios medios y confirmarla con más de una fuente. Privilegiamos el proceso de verificación, antes que la inmediatez.

Además, no saturamos Facebook, ni Twitter con publicaciones cada cinco minutos, pues nos expondríamos a distribuir contenidos que no son de calidad. Nos enfocamos en contenidos que cumplen las condiciones de una noticia, tanto en la producción, como en la difusión en redes. Estos son: contenidos que tienen relevancia para la sociedad, contenidos acerca de hechos que van en contra del bienestar público, no estamos interesados en asuntos personales o de espectáculos. En este momento ofrecemos contenidos relacionados con el próximo proceso electoral.

¿Cómo percibe la evolución de estas problemáticas?

Creo que los periodistas no podemos dejar de ser autocríticos. El día que nos creamos exitosos, que hemos logrado todo y que somos importantes, se habrá perdido la capacidad de ser mejores. Debemos tener en cuenta que, así como los ciudadanos han dejado de creer en la clase política, la prensa también ha perdido credibilidad y es cuestionada por coberturas que se dan con sesgos. Esta problemática tiene que llevarnos a reflexionar. Nuestro mayor capital es la credibilidad, si como periodistas perdemos credibilidad, habremos perdido cualquier posibilidad de desarrollar contenidos que tengan efectos en la sociedad.

Por otro lado, los jóvenes que salen de las universidades y manejan perfectamente la tecnología, no deben creer que lo saben todo, deben mirar los ejemplos de los más viejos y las experiencias que pueden aprender de ellos. Ojalá los periodistas podamos reunirnos para mirar el trabajo que hacemos y en conjunto plantearnos cómo mejorarlo, pues finalmente es una labor que compartimos.

¿Conoce algún libro que sea relevante al hablar de estos contenidos falsos?

Quiero destacar el trabajo de Jacqueline Fowks, una periodista peruana que el año pasado presentó su libro denominado “Mecanismos de la posverdad”; donde aborda el tema de la posverdad y también las famosas fake news, y toma casos concretos de Perú, Colombia, México y Chile, sacados de la realidad. Es un libro pequeñito, se los recomiendo. Estuve en la presentación de este libro y una de las conclusiones a las que se llegó es que los contenidos falsos han existido desde el origen del periodismo, sin embargo, el problema es que ahora el Internet y las redes sociales, hacen que adquiera eco; sus efectos tienen mayor alcance y en consecuencia son más peligrosos.

Jacqueline es una periodista y docente universitaria muy escrupulosa y detallista en su investigación; de tal manera que cuando vas leyendo el libro encuentras las referencias de las páginas web y las redes sociales donde se originaron los cuatro casos que analiza.

¿Algunas fake news que recuerde?

Durante el último fenómeno de El Niño que tuvimos, la provincia de Ascope fue inundada, igual pasó con la zona de Pacasmayo; sin embargo, esas informaciones fueron relegadas debido a noticias falsas, como los supuestos saqueos en los centros comerciales de Trujillo, los que nunca se dieron, pero se difundieron en redes sociales.

Otros contenidos falsos son los supuestos secuestros de niños, a los que les han cortado el estómago, les extraen los órganos para traficar con ellos, y les rellenan sus estómagos con billetes, y luego encuentran sus cuerpos tirados; ese tipo de informaciones son falsas, pero han circulado, se han compartido y hasta se exige que la prensa las aborde. Así que hay un trabajo de explicarle a los ciudadanos que son mentiras.

O las supuestas fotografías de secuestradores de niños, en las que han aparecido hasta el Puma Carranza, son informaciones que se hacen virales; pero son falsas.

* En el siguiente enlace pueden visitar Últimas Noticias Diario.

Entrevista de nuestra colaboradora Ana Tongo Ramírez.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.