Home>Trujillo Beat>“El silencio es el oxígeno de la música”, Lucho Quequezana
Trujillo Beat

“El silencio es el oxígeno de la música”, Lucho Quequezana

Me llamo Luis Rafael Quequezana Jaimes. Tengo 42 años. Estudié comunicaciones, me especialicé en dirección de cine en la Universidad de Lima, y de ahí mi carrera en la música que es toda mi vida. Creo en la democracia. Soy católico. El espectáculo que he traído con mi banda a Trujillo se llama Kuntur.

Kuntur

Comienzo por el final ¿Qué planes tienes a futuro?

Una de las cosas que he aprendido en la vida es que, felizmente, no me proyecto a 10 años (ríe) porque no sé que es lo que va a venir. Para mí, el momento de creación me abre un camino que no lo espero, es decir, no lo puedo visualizar, y a mí me gusta eso. Todos los proyectos que tú has visto que yo he hecho en todos estos años, yo no tenía la menor idea de que yo podría haberlos hecho en algún momento de mi vida.

Entonces si tú me preguntas qué voy a hacer en dos años… no tengo la menor idea y mejor que no sepa. Porque una de las cosas que más me gusta es descubrir en el recorrido. Ahora estoy experimentando algunas cosas con tecnología, que estoy comenzando a manejar súper bien pero todavía no sé a dónde me van a llegar porque la tecnología avanza tan rápido, entonces estoy en un camino más o menos por allí.

Según tu nueva exploración ¿Qué tal se llevan la tecnología y la música?

Se llevan súper bien. La tecnología y la música han enganchado muy bien a nivel de consumo. Tú, en tu celular, tienes la música que quieres escuchar, no la que te dicen que debes escuchar.  Ese es un gran avance, lo que está cambiando son las formas de consumir música. Tienes Spotify o puedes entrar a YouTube y encuentras todos los discos colgados allí y los puedes escuchar en cualquier momento, los puedes repetir, se los puedes pasar a un ‘pata’ por mail. Esas son las formas de consumir música ahora.

¿Se ha vuelto un poco líquida la música, cierto? En el sentido de que se puede transportar fácilmente.

Sí, sí. El proceso de la historia dela música, ha estado siempre ligado a las herramientas. Desde que apareció la partitura, fue esa la primera herramienta para que lo que estaba en la cabeza del compositor lo pueda tocar otra persona.

Combi

Lucho ¿qué cosas despiertan en ti la idea de que puede surgir una canción? ¿Cuál es la chispa que enciende tu creatividad?

No hay algo específicamente que me mueva, no hay una musa inspiradora, no hay un elemento que me mueva. Cuando empiezo a componer es como si tuviese un lienzo en blanco, la primera línea que tiro es la que me marca la ruta. Una de las cosas que siempre hago en mis composiciones es que yo siento que la misma música me conduce a qué cosa es lo que va a sonar. Es decir, yo, prácticamente, soy un instrumento de lo que suena, entonces simplemente dejo que salga.

Igual que algunos escritores, ellos dicen que las novelas o las historias existen, sólo que salen a través de ellos.

Exacto, la música está allí. Yo creo que todo en la música está dicho, en el universo, como energía, como materia abstracta; el músico lo canaliza y lo interpreta.

Luego de oír un tema tuyo ¿Alguna vez te han dicho “se podía hacer éso con la música”?

(Ríe). Yo creo que se puede hacer todo con la música. El músico es un artista libre y al mismo tiempo es un libre pensador, si no tuviese libertad no podría coger esto que hay en el aire. Yo creo que se puede hacer muchas cosas con la música, hay muchas propuestas que funcionan, hay otras que no funcionan, como todo en la vida. Hay cosas que están bien hechas y hay otras que no están tan bien hechas para algunas personas. Creo que el artista tiene la libertad de poder y crear sin ninguna barrera. Ahora que la gente lo aprecie ya va a depender del talento del artista.

Tú has viajado mucho. Recuerdo uno de tus viajes a Japón donde conociste instrumentos y música de ese país ¿Te marcó ese viaje?

Sí, pero más fue el segundo viaje. La primera vez que fui a Tokio fue el año 2000, aún era un bebé. Cuando fui allá ese año todavía mi música no era conocida, era como una gira, era la primera vez que iba a Japón y el público japonés es un poco distinto al público latino. Pero esta segunda vez que fuimos el año 2015 sí fue distinto porque ya mi música estaba mucho más presente, el público japonés me conocía, tuvimos la presencia de la familia imperial en el concierto.

Pude descubrir mucho más esa cultura, me quedé mucho más tiempo. Pude palpar la cultura japonesa mucho más y eso sí me marcó ¿Sabes por qué? Porque es una cultura milenaria igual que la nuestra, conservan sus costumbres, sus raíces, las respetan, pero al mismo tiempo, es una ciudad moderna; y esa convivencia entre modernidad y tradición es el equilibrio perfecto.

¿Cómo surgió la idea de hacer música en un taller mecánico?

(Ríe). Eso fue para el programa que tengo en Plus TV que se llama Prueba de sonido. El concepto del programa era hacer un programa de música que no sea para músicos, un programa de música que la gente pueda entender. Que lo pueda entender mi mamá, mi primo, mi tía, tu vecino… cualquier persona que no sea músico. Entonces era explorar distintas cosas con la música y explicarlas, y los productores me dijeron “vamos a hacer un programa sobre percusión, pero sin percusión”, entonces mi reto –porque cada programa me daban un reto- era hacer un programa de percusión pero en un sitio que no haya instrumentos y ellos eligieron el sitio y me metieron a un taller mecánico.

Es decir que ellos eligieron el lugar y tú tuviste que arreglártelas

Sí, ellos me dijeron “¿dónde nunca has tocado?” y yo respondí que en un taller mecánico, pero lo dije de broma (ríe a carcajadas) y se lo tomaron en serio y me llevaron a un taller mecánico y allí armé un ensamble de percusión con lo que encontraba y quedó lindo.

Hasta los mecánicos fueron parte de esa banda espontánea

Sí, los hice tocar a todos, quedó lindo ese programa.

UPAO

¿Qué opinas del silencio?

Es importantísimo porque sin el silencio no habría música, o sea nosotros entendemos que hay sonido y entendemos que hay música porque existe el silencio. Si todo el tiempo sonara algo no disfrutarías cuando aparece un sonido. El silencio en la música es indispensable y es indispensable tenerlo dentro de los temas; a nivel de volúmenes, a nivel de espacio, a nivel de respiros. El silencio creo que es el oxígeno de la música.

¿Te gusta el nuevo teatro Víctor Raúl Lozano Ibáñez de la UPAO? Estuviste en la inauguración.

Sí, me he quedado sorprendidísimo, y lo conversaba con los chicos de la banda ahora. Hemos tenido la oportunidad de tocar en muchos teatros en el mundo y la verdad es que este teatro te permite tener los estándares de calidad de cualquier parte del mundo, suena súper bien, tiene una capacidad importante, está dentro de una universidad, éso es un gran mensaje porque te marca un gran estándar respecto a las otras universidades para que se pongan las pilas respecto a la cultura. Y al mismo tiempo tener un teatro de esta magnitud con estas características es un atractivo para otros artistas peruanos y extranjeros que quieran venir aquí.

¿Una canción que se te ocurra ahorita?

“First circle” de Pat Metheny, es un guitarrista de jazz que a mí me gusta mucho.

El concierto de Lucho Ququezana fue majestuoso, con sonidos que traspasaban el pecho y erizaban la piel. Lucho trajo una joya, el pianista y tecladista trujillano Koki Romero; solicitado ahora por los principales artistas del país, no se quiso perder la presentación del sábado en su ciudad natal. Esa misma noche volaba a otra presentación con otra importante banda en Arequipa. Volviendo a Lucho, domina 25 instrumentos; su exploración diaria de sonidos nuevos, autóctonos y foráneos, lo convierten en un ser espacial. El chico de la zampoña encandiló el teatro Víctor Raúl Lozano Ibáñez que, en la canción final, se lanzó al escenario a bailar para el cierre de carnaval. Luche Quequezana agradeció a las graderías que ya estaban de pie con las palmas enrojecidas de tanto aplauso.

concierto Kuntur

Entrevista: Valery Bazán Rodríguez

One thought on ““El silencio es el oxígeno de la música”, Lucho Quequezana

Leave a Reply