Home>Trujillo Beat>“Soy un escritor, tengo un deber con la sociedad”, Eduardo González Viaña
Trujillo Beat

“Soy un escritor, tengo un deber con la sociedad”, Eduardo González Viaña

Reconocido autor liberteño presentó en nuestra ciudad su novela El camino de Santiago. Novela de Eduardo González Viaña ha sido elegida como una de las finalistas del Premio Planeta 2016.

Camisa azul, casaca negra, una boina también oscura, y un par de anteojos cubren sus ojos, ojos que han sido testigos de varios contextos a nivel mundial. Así es Eduardo González Viaña que a esta hora del día, 11.00 am., de este jueves 21 de septiembre, camina por las calles céntricas de Trujillo; una ciudad azotada por un clima frío, pero que no incomoda al escritor. Él ha llegado a nuestra ciudad un día atrás y por la noche presentó su última novela, El camino de Santiago, en el auditorio César Vallejo de la Universidad Nacional de Trujillo, ante una concurrida asistencia de público que esperaba ver de nuevo a este ilustre personaje de las letras liberteñas que no solo escribe con profundidad si no que sabe deleitar al público con su locuacidad ingeniosa.

Justamente esta misma locuacidad es la que demuestra esta mañana, cuando se perfila por el paseo peatonal de la ciudad con dirección hacia la Librería Peruana, muy cerca de la plaza mayor. Sabe que fue allí el primer lugar donde se difundió su ópera prima, Los peces muertos; por eso cuando vuelve a Trujillo no duda en visitarlo. Se toma las fotos correspondientes con las encargadas de la librería y de allí se enfilará hacia una reunión. Antes que suceda ello, logramos entrevistarlo.

Se tiene conocimiento que su novela, El camino de Santiago, está referida a la peregrinación religiosa que se realiza en España y también a la matanza en Accomarca. ¿Qué le motivó a escribir dicha historia y cómo fue el proceso creativo para su gestación?

Dos temas son los temas más importantes de la novela, de un lado está la matanza de Accomarca en la cual se ha inspirado la historia; y de otro lado está el problema de la inmigración a Estados Unidos. Dos peruanos  se encuentran en pleno desierto de Arizona. Ellos están atravesando el desierto en un jeep a través de unas pampas, completamente sin asfalto y en un terreno terrible donde el sol quema más que en otro lado del planeta. En ese desierto mueren anualmente entre 500 a 600 personas nada más, por los problemas de la naturaleza que allí se originan. Y esos dos peruanos son: Santiago, de 18 años y un comandante de 50 años de nombre Telmo.

Ambos desconocen que están unidos por un vínculo de sangre terrible porque Santiago es hijo de la maestra asesinada cuando ingresa la tropa en Accomarca; y Telmo es el hombre que ordenó la matanza. Esos son los dos temas. El asunto es que Santiago se ha pasado la vida, desde los cinco años en que ocurrió y fue testigo de este momento crítico, a salto de mata, y siempre ha desconocido su verdadero apellido; entonces, en el camino, ya al llegar a los 18 años, decide irse del país. El que no tiene una patria tiene que inventársela y él se inventa irse a los Estados Unidos como la tierra de ilusiones.

Alrededor de un año me tomó escribir la novela. El proceso de la obra no es tan lineal; es como una película en donde se narran escenas diversas y después se ordena en el espacio y el tiempo.

¿Cómo se sintió al lograr un meritorio lugar en el Premio Planeta con su actual novela?

Eso me dio un alivio porque más difícil que escribir una novela es publicarla. Cuando yo había terminado el libro tenía que buscar editor; participé en el concurso mundial que realiza Planeta donde había 5000 participantes; y de allí las tres novelas que resultaron finalistas, una de ellas fue la mía. De manera que ello significaba la posibilidad de entrar a las ligas mayores y de ver publicada la obra.

Obras como Las sombras y las mujeres, Los sueños de América y Corrido de Dante se enfocan en la crisis del inmigrante latino en Estados Unidos. ¿Se puede decir que usted, mediante sus obras, se ha convertido en una voz para los inmigrantes en dicha nación?

Estoy obligado a hacerlo porque tengo tantas posibilidades, soy un escritor, soy profesor universitario con largos años allá; tengo un deber con la sociedad y por lo tanto lo cumplo de esta manera. Muchas personas opinan que mis libros son las obras clásicas de la inmigración en los Estados Unidos. No intento ser un clásico pero si intento ser una voz, la voz de un pueblo que no tiene voz.

¿Qué significa para usted la obra de César Vallejo; luego de haber escrito varios artículos y una novela como Vallejo en los infiernos?

Vallejo significa un cambio, una revolución en la literatura, tanto peruana como universal, significa un cambio en la poesía. Vallejo ha transformado todas las estructuras que se refieren a la poesía misma; y bueno, su insurgencia en las letras es un cambio para la historia.

Usted conoció a Arturo Corcuera, destacado poeta, fallecido hace poco. ¿Cómo se forjó la vinculación de amistad con él?

Con Arturo Corcuera nuestra amistad es muy antigua, en realidad desde cuando publiqué mi primer libro, viajé a Lima para presentarlo y fue Arturo que, generosamente, me encontró un lugar en la Casa de la Poesía para realizar la presentación; así es como surgió esa relación amistosa. Él me dio una gran amistad, me atendió con mucha generosidad y su familia fue mi familia todo el tiempo. El fallecimiento de Arturo es algo muy doloroso para mí.

Alguna vez confesó que usted es un hombre con muy poca imaginación ya que la realidad tienen más imaginación que usted. ¿Podría ampliar esa declaración?

En realidad todos los hitos históricos que estamos viviendo… yo creo que la realidad los supera; y todos parecemos cuentistas mentirosos cuando somos, en realidad, solo periodistas de muchos acontecimientos que van ocurriendo en el Perú.

¿Cuál es su punto de vista sobre la política actual de Donald Trump?

Recientemente mi universidad, Western Oregon University, ha emitido un pronunciamiento, indicando que la política de Trump  está en contra de la constitución de Estados Unidos y contra el espíritu de los padres fundadores de la democracia y también de la universidad y, por tanto, el rector llama a desobedecerlas y, efectivamente, la universidad ha declarado que no va a aceptar ningún llamamiento a dar el nombre de sus alumnos extranjeros ni aceptará el ingreso de policía al campus. Eso no solo ocurre en la universidad donde laboro sino otras universidades están haciendo lo mismo. Lo mismo que hay 200 universidades que se han declarado refugios para los inmigrantes.

¿Cuáles son sus proyectos literarios?

Acabo de terminar una novela mientras estaban en el proceso de publicación. Todo este año me he dedicado a escribir una novela que también trata sobre la inmigración.

¿Qué consejo puede brindar a quienes desean seguir la senda de la escritura como usted?

Si quieren ser felices, aunque no ganen mucha plata o ninguna, que se dediquen y se lancen con todo.

El camino de Santiago

 

Eduardo González Viaña Siente Trujillo

 

Auditorio César Vallejo UNT

 

El camino de Santiago

Entrevista de nuestro colaborador Guillermo Francisco Salvador Saldarriaga, licenciado en Ciencias de la Comunicación.

Guillermo Salvador Saldarriaga
Escritor y comunicador. Amante de las artes, la cultura y las letras.

Leave a Reply