Home>Trujillo Beat>Cómo afecta el COVID a las parejas
Trujillo Beat

Cómo afecta el COVID a las parejas

Los miedos, frustraciones y medidas de aislamiento social que ha traído consigo la pandemia han puesto a prueba cualquier tipo de relación de pareja. Todas se han visto afectadas en mayor o menor medida de diferentes formas. 

Mientras algunas se han visto fortalecidas por esta situación de crisis, otras muchas se han visto deterioradas hasta el punto de llegar a romper. La vida con niños, el miedo a perder el trabajo, la preocupación por la salud de la familia o la rutina han acabado con la vida idílica de muchas familias. 

Sin embargo, no solo el estrés de la pandemia ha sido causa de muchas rupturas. Algunas de ellas apuntan a que estos meses de confinamiento tan solo han hecho aflorar problemas ya existentes. 

Además, las limitaciones en los desplazamientos y el contacto físico, han supuesto una verdadera prueba de fuego para las relaciones a distancia o no convivientes, que han tenido que recurrir al sexo virtual, al sexo con prepagos o escorts profesionales y el sexteo para mantener viva la llama. 

Parejas con niños en tiempos de pandemia

Una relación de 24 horas con niños y una oficina en casa provoca el mayor de los caos en una relación. La necesidad de contar con tiempo libre para nosotros y un espacio de intimidad para disfrutar del sexo en pareja provoca cierta irritabilidad que acaba provocando enfados. 

Podría decirse que es una situación similar a los periodos de vacaciones, cuando las parejas y familias pasan más tiempo juntas de lo habitual. Solo que en este caso las preocupaciones y los miedos asociados a la pandemia aún lo ponen peor. 

Los conflictos que antes pasaban desapercibidos o se toleraban, se hacen patentes en esas circunstancias y pueden ser el detonante de divorcios y separaciones.

Parejas sin niños y sin contacto

El mayor enemigo de las parejas que han convivido juntas durante los meses de confinamiento ha sido sin duda la rutina. Si bien muchas aprovecharon esta situación para dedicarse más tiempo y retomar de forma más frecuente las relaciones sexuales, la monotonía y el hartazgo de la situación hizo que la persona más amada se convirtiera en la más odiada, sin motivo aparente. 

Para combatir esta rutina, muchas optaron por innovar y poner un toque picante a sus relaciones. Introducir un juguete erótico, probar nuevas posturas, sexo por videollamada o ver películas pornográgicas han sido los hábitos más recurrentes. 

Peor lo han tenido aquellas relaciones a distancia o no convivientes que, aunque acostumbradas a verse con menos frecuencia, el hecho de no poder hacerlo por obligación ha generado mucha ansiedad. Además, en muchas ha aflorado la inseguridad y la duda sobre si la otra persona estaba siendo fiel o estaba disfrutando de la compañía de una escort para aliviar las necesidades sexuales. 

Por su parte, aquellas que han seguido apostando por la relación han visto en el sexo virtual la mejor forma de seguir experimentando con su pareja sin renunciar al placer. 

En cualquier caso, tarde o temprano iremos ganando la batalla al virus y las circunstancias volverán a ser cada vez más parecidas a la vida antes de la pandemia. Por lo que es un buen momento para trabajar en aquellos aspectos que puedan afectar a la relación de pareja, impedir que se prolonguen en el tiempo o buscar ayuda de profesionales, si la situación lo requiere.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *