Home>Trujillo Beat>Charlie Becerra: «La ficción cuenta las cosas que la historia no puede contar»
Charlie Becerra
Trujillo Beat

Charlie Becerra: «La ficción cuenta las cosas que la historia no puede contar»

Charlie Becerra participó con éxito en la Feria del Libro de Granada a presentar su obra al público español.

De sus legados, sus escritores. Charlie Becerra, el escritor trujillano más prolífico de los últimos años, llega a la estación de trenes de alta velocidad (AVE) de Santa Justa en Sevilla con puntualidad londinense y sin síntomas de jet lag. Su periplo por España ha dejado huella en Madrid, Granada y Sevilla. Y llega dispuesto a contarlo.

Siente Trujillo: Charlie, buenos días. Un gusto encontrarte ¿Desde cuándo tenías planificado el viaje por aquí, por Andalucía?

Charlie Becerra: Bueno, mira, la planificación de este viaje no tiene más de mes y medio. Lo que pasa es que como venía para una presentación en la Feria del Libro de Granada, se demoraron mucho en aprobar mi participación. Porque esta es la primera vez que yo hago esto en Europa. Entonces, los organizadores de la feria se tomaron un poco más de tiempo en ver quién era yo. Le pidieron a mi agente que mandará la información para que me pudieran dar un espacio. Porque yo creo y supongo que es como en otras ferias. Que no a cualquiera que viene. Entonces, se tomaron mucho tiempo y ya la luz verde para hacer el evento salió hace muy poco. Entonces, se planificó muy rápido, pero, acá estamos. No podía desperdiciar esa oportunidad.

¿Cómo fue la aceptación del público? Me contaste que estabas muy contento porque tuviste buena aceptación, ¿no es cierto? Aún cuando estás recién abriéndote camino ahora, acá.

Sí, o sea, para decirlo, así, yo temía que no fuera nadie, la verdad (ríe). Quizás algunas personas. Me llamaron conocidos de amigos para decirme «Oye, quiero ir». Y esas personas sí fueron, pero también fueron gente que realmente no me conocía de nada y que se acercaron, digamos, en principio, por curiosidad y luego se quedaron escuchando. Y a mí, ¿sabes qué, amigo? Me pareció tan surrealista estar contestando preguntas de españoles sobre una novela que ocurre en Virú, Perú. Entonces, me pareció increíble, o sea, venir acá a Europa, y tú sabes que para la literatura España es como la Meca. España sigue siendo un lugar muy importante. Y era un sueño que yo tenía hace mucho tiempo y, bueno, gracias a Dios, se logró, se concretó la presentación. Tengo perspectivas, ya he conocido más gente. Entonces, la idea es que se repita en un futuro próximo.

¿Qué te ha parecido Granada? Bueno, Granada es una ciudad emblemática de Andalucía. Además de Córdoba, Málaga también y está más al sur. en la costa. Granada es muy bonita. ¿Cómo se respira el ambiente de la feria del libro allá?

Uy, es una maravilla. Yo llegué el último día, que fue el día de la presentación y lo impactante es que uno llega y ya no encuentra los libros que quieres porque ya los compraron, ya se agotaron. Incluso, los libreros españoles me decían: «Pero hombre, tú vienes el último día, ¿qué esperas encontrar acá? No hay nada ya». Entonces, claro, como lectores, es terrible porque ya no encuentran las novedades que quieres, pero como escritor, veo la gente en los stands como moscas. Digamos el equivalente en el Perú sería si alguien se parara en una esquina y comenzará a repartir vales de pollo a la brasa gratis, ¿no? Así se acumula la gente acá, pero para comprar libros.

En octubre, la Feria del Libro en Sevilla será octubre. No es el mismo día del libro, 23 de abril. Ojalá puedas venir también.

Es un buen dato que me des eso para decírselo a Silvana, que es la que me representa ahora, ella está en Argentina. Igual sería bonito, porque en junio sale el nuevo libro del que te había hablado, que es una novela. Una narco novela, pero está ambientada en el Perú. Cuenta la historia de Humberto Vargas Pisango, alias «El lobo», que fue el narcotraficante más poderoso de los años 80 e incluso 90 en el Perú. Es una novela que me tomó más de tres años escribir, porque nunca he investigado tanto una historia. He ido incluso al Amazonas mismo. A mí que con las justas me gusta ir a comprar el pan a la esquina de mi casa. Yo decía «¿Qué estoy haciendo acá? Estoy en un pequeño pueblo en medio de la pero en medio del Amazonas».

Charlie Becerra

Un urbanita en plena selva

Claro. Entonces llegamos a los lugares donde ocurre la historia, fue muy interesante. Es una historia, de hecho, es la novela más extensa que he escrito hasta ahora y no solo cuenta la vida de este personaje, sino que explica toda una época de nuestra historia que no está muy clara. Más o menos nosotros sabemos cómo ha ido el narcotráfico, tenemos una noción, pero realmente no lo tenemos expuesto de esta forma. Eso es una cosa que a mí me da mucha ilusión porque completa el paisaje que ya tiene las piezas de México muy claras, las piezas de Colombia las tienen muy claras, pero en Perú no, entonces esta historia viene a completar, es la pieza faltante.

La veta de historias basadas en los narcos y todo lo que eso genera es amplia, es una industria que genera un gran impacto. Una de las series de más éxito fue Griselda, una lideresa del narcotráfico. Este mundo se está abriendo de cara  al público con buenos resultados de audiencia.

Absolutamente. Esta es la primera vez que yo tengo entrevistas con productores de un libro mío que no ha salido todavía. Yo ya me he reunido con dos productoras porque tienen interés en hacer algo con este libro y ni siquiera se ha publicado, se publicará todavía en un mes más, en junio. Entonces, eso ya te da una idea de qué tanto interés hay por este tipo de cosas. En esta novela aparece Fujimori, en esta novela aparece Montesinos, incluso hay una mención a Alan García. Es una novela de narcotráfico, pero es una novela social y es una novela política al mismo tiempo. Entonces yo también siento que por ahí van los tiros. Desde el interés que hay, me gusta pensar de que se pueda concretar ese trato antes de que salga la novela.

Y Trujillo, no sé si preguntárselo a, Charlie Becerra escritor o Charlie Becerra ciudadano ¿cómo percibes tú el mundo del narcotráfico?

Bueno, el narcotráfico, sí nos ha dado muchos problemas. Pero no tanto en comparación con la minería ilegal. El narcotráfico es el hermano chiquito que hace destrozos, se porta mal, pero la minería ilegal es el hermano grande fuerte, el mayor, el pegalón y el abusivo porque nos está llenando de muertos en el norte, de los que ni siquiera podemos llevar la cuenta porque los lugares donde ocurren estas masacres no son accesibles ni para la policía ni para la policía que no esté comprada, ni tampoco para la prensa. Entonces, es un pequeño infierno que está muy cerca de Trujillo y donde la gente básicamente va a morir. Desde niños de los 9 años que son los que se meten en los socavones, donde no entra un adulto para sacar mineral, hasta hombres grandes que mueren baleados. En fin es terrible. Estas balaceras suceden dentro de los cerros, allí debajo. Eso es increíble, eso es como en las novelas García Márquez.

Batallas a balazos en el corazón del cerro en estos socavones. Yo vuelvo un poco al origen de la Hidra porque el libro, lamentablemente, lo termino con desesperanza y lo más lamentable es que no estaba equivocado porque es como un libro que avisa lo que va a pasar y lo que está pasando ahora, ¿no?

¿Crees tú que el periodismo ya ha claudicado ante la investigación, ante la denuncia de este tipo de este tipo de casos?

Bueno, lo que pasa es que si tú te metes a hablar de estas cosas en Trujillo, esta gente te puede desaparecer de verdad y no pasa nada. Tengo amigos a los que incluso ni siquiera por publicar en un diario, si no porque postearon en su Facebook, una noticia, que a esta gente no le gustó, los han contactado y les han dejado bien, claro un mensaje. «No publiques sobre este tema». Entonces… Ahora, quizá en una sociedad distinta tú podrías denunciarlo y el Servicio Secreto te protege. El Servicio Secreto te da otra identidad y a tu familia, te protege, te cuida y puedes seguir viviendo después de denunciarlo.

En Trujillo no puedes hacer eso, qué servicio secreto te va a cuidar y te va a dar otra identidad. En Trujillo es imposible, eso no va a pasar, entonces, claro, es perfectamente entendible que nadie quiere decir nada por lo peligroso que es.

La ficción, entonces, se presenta como una herramienta para denunciar.

Exactamente, la ficción siempre cuenta las cosas que la historia no puede contar por una u otra razón. Yo había escuchado hace poco una frase de un escritor, Indriðason me parece que es escritor de novela policial, y él dice una cosa que me parece maravillosa. Dice: «una buena novela policial explica un país». Yo creo que nunca tan cierto como en el Perú, que esa historia está esperando que vengan novelas que las cuenten porque cuando el periodista vaya a contarlas lo van a matar. Te das cuenta entonces, ahí hay una convocatoria. Hay una convocatoria para que sean los novelistas o los narradores los que se pongan en la línea.

Para ir terminando. ¿Tú ya te has posicionado en el mundo literario peruano? Tú tienes una marca profesional y personal fuerte como experto en novela negra ¿Piensas incursionar en otras temáticas?

Es interesante porque desde hace un mes más o menos, yo he comenzado la escritura de una novela, que es la primera novela autobiográfica que yo escribo. ¿Qué es lo que busca esa novela? Explicar de dónde vengo. O sea, me refiero de dónde viene mi vocación, ¿por qué hago lo que hago? Entonces sí, ya eso se aleja mucho del crimen, se aleja muchísimo, pero era algo que siento que me debía, o se me debía esta explicación, porque escribo esto antes de que siga pasando más tiempo y sigan pasando más cosas. Si quisiera, en la medida de lo posible, rescatar estos recuerdos para que quedaran. Tú eres padre, yo también lo soy, las cosas más importantes las hacemos por nuestros hijos o nuestras hijas en este caso. Entonces esta novela también la escribo para ellas. Para que puedan conversar con esa novela, quizá en algún momento cuando yo no esté, ellas o mis nietos en fin, entonces creo que ya es un tema, quizás un poco más personal, el motivo que me lleva a escribir esta historia. Sí, es una cosa inédita. Hasta ahora nunca me había pasado, nunca había sentido esa necesidad, pero ¿Qué será? Pues, amigo, a veces nos llega también.

La del cierre, es gastronómica ¿Cuál es la tapa que más te ha gustado?

Uy, es una gran pregunta y tengo la respuesta. Son las tapas de boquerones en vinagre, que me las sirvieron con unas papitas que me pareció el primo ibérico de el tiradito peruano, algo así, me ha parecido fantástico.

Entrevista: Valery Bazán Rodríguez

Puedes encontrar más entrevistas en Trujillo Beat.

Charlie Becerra
Charlie Becerra tras su presentación en la Feria del Libro de Granada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *