Home>Trujillo Beat>CADEx: “La anemia en el Perú no es problema de un solo sector, es de todo el país”
anemia en el Perú
Trujillo Beat

CADEx: “La anemia en el Perú no es problema de un solo sector, es de todo el país”

Acabar con la anemia en el Perú sigue siendo una tarea pendiente para el gobierno central y las instituciones sanitarias.

Según la Encuesta Demográfica y de Salud 2019, la proporción de niños y niñas de 6 a 35 meses de edad con anemia en en el Perú los últimos 10 años (2010 – 2019) pasó del 50.3% al 40.1%, a nivel nacional. Sin embargo, ante la crisis de salud y economía por la pandemia del COVID-19 y la cuarentena; este avance tendrá graves efectos con respecto a la entrega de los alimentos, el acceso a micronutrientes, entre otros.

La última Encuesta Nacional remota realizada por el Programa Mundial de Alimentos [1] reportó que el 20% de los encuestados ha tenido una sola comida (13%) o ninguna el día anterior (7%); y que el 71% experimentó una disminución de los ingresos debido al COVID-19. Preocupados por esta situación, IPAE Asociación Empresarial desarrolló una nueva edición de CADEx con el tema “Enfrentemos el riesgo creciente de la anemia”.

Estuvieron como expositores Carolina Trivelli, Investigadora del Instituto de Estudios Peruanos, y Luis Cordero, Consultor Internacional. La conducción estuvo a cargo de Aníbal Velásquez, Oficial de Políticas y Alianzas del Programa Mundial de Alimentos.

Luis Cordero inició la sesión comentando que, en el Perú, el 2019, se observó tres medidas positivas para la prevención de la anemia:

  • La suplementación con hierro
  • El tamizaje entre los 6-8 meses de edad
  • Sesiones demostrativas, orientadas a promover alimentos ricos en hierro.

Continuó detallando que el Gobierno implementó una serie de visitas a las familias para promover el consumo de gotas de hierro. Sin embargo, ante la pandemia, dijo que el trabajo realizado por el Gobierno Central y locales, se ha visto afectado; por ejemplo, el año pasado se implementó una plataforma de seguimiento semanal (8 visitas por niño) que fomenta el consumo de las gotas de hierro en los niños. Ahora, se ve una drástica reducción, a diciembre de 2019 el 70% de niños iniciaba el consumo de gotas de hierro; actualmente solo lo ha hecho el 14%. De igual modo, la entrega de los suplementos alimenticios está por debajo al 40%.

“Esta situación nos coloca en un escenario complejo, y nos pone en tres escenarios: una menor demanda de servicios sanitarios preventivos, los padres no van a centros de salud; hay inseguridad alimentaria; y hay un segmento del personal de salud que supera los 65 años y tiene factores de riesgo, así que no va a poder a trabajar con la población como se hacía antes”, comentó Cordero.

A su turno, Carolina Trivelli señaló que la lucha contra la anemia se presentó en un ámbito de desorden que recién el 2019 logró implementar un plan articulado. Desde asegurar la provisión de insumos, la información y el seguimiento a las familias. La experta señala que, en la actual situación, se da la urgencia de repensar la estrategia.

Según el IEP, el 90% de familias está consumiendo menos alimentos de calidad en el sector rural; también se da el contexto de desconfianza en donde las personas no permiten que nadie entre a su casa en estos momentos.

Continuó diciendo, que a eso se suman las nuevas madres que ya debieron recibir la información y que nunca han tenido contacto con el personal de salud que hacía este trabajo de formación. Asimismo, está la falta de apoyo de familiares y amigos que colaboraban con el cuidado de los hijos y ahora no se da. Un camino es el uso de las tecnologías y herramientas, sin embargo, Trivelli especificó que “ahora son promesas que aún no funcionan especialmente en el mundo rural; estas zonas están alejadas y con bajo nivel de conectividad” comentó.

“Hay mucha preocupación por la falta de información que se da en las nuevas madres y todo surge por el cambio de comunicación que el Gobierno estaba teniendo con las autoridades locales y actores de la zona. Se tiene que repensar rápidamente la estrategia; pero cada minuto que nos demoramos hay niños que están siendo perjudicados”, dijo Trivelli.

Sobre las acciones y políticas públicas que se pueden realizar de manera inmediata para atender el problema de la anemia, Cordero señala que se tiene que retomar los servicios; pero bajo una nueva normalidad teniendo en cuenta menos contacto con los niños, mayor distanciamiento social y tener en cuenta que en primera infancia, se va a necesitar entre 5 a 10 más equipos de los que hay ahora.

El especialista también especificó que se tiene que implementar una nueva dinámica para la entrega de alimentos; especialmente para niños menores a los 24 meses. “Esta nueva modalidad va a exigir rediseñar la entrega del paquete de asistencia a las familias

1) Se necesita activar la capacidad de los municipios

2) Apelar al uso del telemonitoreo, con un rol importante en el mensaje de texto, y

3) Reestructurar el presupuesto con otra matriz de insumos y productos”, señaló Cordero.

Sobre ese punto, Trivelli afirma que es importante redefinir el presupuesto debido a que hay varias aristas que se modificarán. Por ejemplo, los responsables que se encarguen de las visitas van a tener que tener un nuevo tipo de preparación y nuevas herramientas. En este punto, se debe priorizar la asistencia alimentaria para las familias; ello debido a que están viviendo una situación compleja por la austeridad que tienen en la actualidad.

Sugiere la especialista apalancarse en los comedores populares de la zona para impulsar la capacitación de estos enfocados en información para la alimentación de los menores. “No hay solución sencilla así que es mejor empezar a complicarnos para encontrar una solución”, afirmó.

«…el 20% de los encuestados ha tenido una sola comida (13%) o ninguna el día anterior (7%); y el 71% experimentó una disminución de los ingresos debido al COVID-19».

Finalmente, Luis Cordero señaló que se debe de tener un padrón nominal que contribuya a realizar las visitas domiciliarias; así como no perder de vista el paquete básico de la primera infancia que se entrega a las familias (vacunas, micronutrientes, etc.); impulsar la plataforma de teleconsulta, telemonitoreo; y, finalmente, evaluar la forma de implementar la asistencia alimentaria en las zonas que lo necesitan.

La estrategia para acabar con la anemia en el Perú debe ser integral

A su vez, Carolina Trivelli dijo que hay que ver el problema de la anemia en el Perú como un conjunto en el que todos los peruanos se tienen que involucrar teniendo en común la buena información e implementación; con sentido de urgencia sumado a la experimentación.

Como conclusión, Aníbal Velásquez, quien estuvo a cargo de la conducción de este CADEx, destacó que, en el rediseño de la estrategia para tratar la anemia es necesario buscar que la entrega de la suplementación esté normada para que los agentes comunitarios; además, de brindar información otorguen también los micronutrientes, como la OMS lo recomienda.

Finalmente, dijo que el uso de las tecnologías requiere de un presupuesto adicional para promover las visitas en este nuevo contexto y que una ruta, también para aportar a la solución de este problema, es a través de alianzas públicas y privadas, involucrando a todos los actores sociales.

Aquí puedes encontrar más noticias de Trujillo y el Perú.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.