Home>Trujillo Beat>Carol Sigüeñas y Lindsay Muñoz, de Otra Nota, nos cuentan cómo pueden mejorar los padres de hoy
Trujillo Beat

Carol Sigüeñas y Lindsay Muñoz, de Otra Nota, nos cuentan cómo pueden mejorar los padres de hoy

Otra Nota es un centro de estimulación temprana musical y terapia psicológica, fundado por dos profesionales de vasta experiencia, la profesora Carol Sigüeñas y la psicóloga Lindsay Muñoz. Con ellas charlamos sobre el nivel de educación de nuestros niños y sobre los rasgos de conducta de las familias trujillanas.

“La música es comunicación. A algunos niños se les facilita aprender matemáticas gracias a la música.”

Ana Carol Sigüeñas Rodríguez. Nació en Trujillo. Tiene 35 años. Estudió en la Asunción desde inicial hasta la secundaria. Estudió educación inicial en la UCV, tiene la maestría en Educación Infantil y Neuroeducación y la especialización en estimulación temprana musical en la asociación Suzuki del Perú. También estudió en la escuela de música Kodaly y en el Conservatorio de Música. Trabajó en programas de estimulación temprana del Estado, en instituciones educativas privadas, en un canal de TV.

Ana Carol Sigüeñas Rodríguez

 

Mi padre fue trompetista, mi hermana es chelista y siempre estuvo en la música; entonces, desde antes que yo naciera, desde el vientre de mamá, había esa estimulación implícita. En ese entonces no se hacía lo que ahora tenemos: estimulación temprana o estimulación musical.

Tu padre solía tocar la trompeta en casa, entonces.

Sí, y ésa es también otra historia. Mis abuelos, los padres de mi padre, no querían que sea músico. Mis papás se casaron muy jóvenes y con sus tocadas, mi padre mantenía la casa, se pagó la universidad -estudió Administración- y también era ingeniero eléctrico. Trabajó en Hidrandina y también se desempeñaba como administrador en otra zona. Ése es el legado que nos dejó. Mis hermanos y yo estamos inclinados por la música. Ellos en la parte instrumentista, son intérpretes, trabajan en orquestas.

¿Cuándo te diste cuenta de que querías enseñar teniendo a la música como base?

Yo no estudié aquí en Trujillo, me fui a Lima. Allá estudié en la escuela de Kodaly y algunos cursos en el Conservatorio Nacional, que ahora es universidad, y tuve también maestros particulares. Tuve un primer maestro, era perverso, no podía seguir. Decidimos con mi hermana cambiar de profesor. Con el nuevo cambió mi visión de cómo enseñar, allí fue donde decidí enseñar, quería enseñar y aplicar lo aprendido, no me veía en una orquesta. De ambos aprendí que como profesora se puede tener días malos, pero trato de ser bastante didacta; por eso me ves en clase con colores, con cuentitos, con títeres y eso hace que los niños quieran estar sentados 45 minutos frente al piano, sin quejarse, aún siendo pequeñitos. Eso es lo que me llevó a decidir que quería seguir enseñando música.

¿El ser humano está muy ligado a la música?

Por supuesto. En el momento de la concepción, toda esa situación en la que empieza el movimiento rítmico entre el espermatozoide y el óvulo, es una danza. Pero esa danza no es sola, lleva música y toda esa rítmica está en nuestra genética.

Entonces, hay una música que nosotros aún no comprendemos, porque estamos estereotipados por aquello que nos dijeron que sí era música cuando crecíamos socialmente.

El primer sentido que se forma cuando se va generando nuestra espina dorsal es el oído, y el último que se pierde cuando morimos, es el oído. Alguien puede estar muriendo y los ancianos te dicen que le hables porque te va a escuchar, tienen razón porque el oído es lo último que perdemos al morir. La música es algo innato en nosotros. Imagínate un mundo sin sonido.

Hay gente que dice que no puede vivir sin música.

Sí, cierto. No es mi caso (ríe).

Tú trabajas con música, tendrás géneros que te ayudan a relajarte.

Me pasa algo, en la escuela de música o incluso en la universidad, algunos profesores decían “vamos a relajarnos” y ponían música clásica y yo en vez de relajarme comenzaba en mi cabeza a contar 1, 2, 3, 4… y cantaba otra canción. O a veces ponían otro tema que denominaban relajante pero que yo, por conocimiento, sabía que no lo era, al sonar, me ponía más ansiosa.

Lo que es relajante para uno, no lo es para otro.

Exacto, como tú vives en ese contexto, con ese tipo de música, para mí es parte de repertorio de vida, no me dormiré con Beethoven, jamás me va a pasar (ríe).

Mucho menos con Rachmaninoff.

Jamás.

En la enseñanza a bebés y niños pequeños ¿Cuáles son los logros principales que has podido obtener?

Mis alumnos a nivel emocional, se vuelven más afectivos, más sociables, más comunicativos, porque la música es comunicación. Ahora, a nivel cognitivo, de desarrollar funciones y capacidades, pueden lograr posibilidades infinitas porque la música es súper completa. Pueden potenciar la atención, la concentración, etc. Razonas mejor, como la música es una serie de patrones, hasta puedes aprender fracciones, se realizan sumas.

Las matemáticas están en la música.

Exacto. Puedes tener un pentagrama que está en tres cuartos, en una fracción eso significa que en 4 pintas tres.

Es una forma divertida de aprender matemáticas

No en todos los casos, pero en la mayoría de personas que están en el colegio y paralelamente llevan clases de música, me incluyo, son buenos en matemáticas. Yo sacaba 20, no porque andaba estudiando si no por la influencia del aprendizaje de música.

Hay niños a los que les cuesta aprender 3 palabras en inglés, pero se aprenden en poco tiempo toda la letra de una canción.

Todos tenemos distintas maneras de aprender. De repente no aprendió la tabla repitiendo o en la escuela, pero de repente escuchó una canción relacionada y le bastó para terminar de aprendérsela, quizás su aprendizaje es más auditivo. Por eso ahora se trabajan esos métodos o esas ramas de la educación que ahora van hacia las inteligencias de los niños, o metodologías más activas, antes el aprendizaje era más repetitivo, aburrido hasta cierto punto. Eso ha cambiado.

¿Fueron difíciles los inicios del proyecto de Otra Nota?

Mira, yo siempre quería trabajar por mi cuenta, antes estaba rotando en trabajos y me iba cuando pensaba que ya había aprendido lo necesario en cada lugar. Yo he vivido en Moche toda mi vida, entonces vi la necesidad de la gente de que le ayuden a sus hijos con las tareas. Así comenzó la idea de trabajar junto a Lindsay. Junté todas las mesas de mi casa y abrimos el club Vivir Club de tareas. Allí yo enseñaba y Lindsay trabajaba el lado emocional de los pequeños. Duramos como dos años allí pero el mercado es reducido. El espacio era pequeño, ella necesitaba su consultorio y yo, trabajar con la música. Así que comenzamos a buscar otro ambiente. Yo antes iba a las casas de mis estudiantes, pero allí se aplicaban las reglas de ellos, de sus casas, así que necesitábamos un lugar porque la enseñanza tiene sus reglas y sus espacios.

¿En qué se diferencia la enseñanza en Otra a la enseñanza con métodos convencionales?

Nuestra base es la música, las cosas que realizamos tienen musicalización o un fundamento musical. Tú me puedes ver enseñar algo que hace otra miss, por ejemplo enseñarle frutas, pero quizás la miss pase cartillas con fotos y ponga una canción de Miss Rossy de las frutas, pero la diferencia es que como músico, yo tengo la voz, la vocalización y los patrones rítmicos que trato de que encajen para que el niño interiorice conceptos musicales, y a través de eso mejore el habla, la atención, la concentración, el trabajo en equipo, irlo dirigiendo a la parte conductual. Esa es nuestra diferencia.

¿Cómo percibes a los niños trujillanos de etapa preescolar? ¿Los padres trujillanos estamos educando bien a nuestros hijos?

Están jalados (risas).

¿En qué estamos fallando?

Hay dos cosas que resalto sobre las demás. Uno, la permisividad extrema o la sobreprotección extrema y la otra es el mal uso de la tecnología; estamos educando niños con un uso de tecnología inadecuado. Les dan la tablet para que no fastidien, es sábado por la tarde, se fue la nana y que toquen Piano Tiles y que no molesten, por ejemplo.

En el tema de la permisividad y la sobreprotección, el hecho de no estar mucho tiempo con ellos les lleva a ceder en cosas que en mi generación con una chancleta me habrían quitado las ganas, es así. Cuando eres permisivo las reglas no son claras y los niños creen que pueden hacer lo que quieran en cualquier lado. Y cuando eres sobreprotector le creas al niño un mundo en el que no es seguro y entonces tiene miedo de subirse a un juego porque le da mareos o le dicen que no se junte con alguien entonces una persona pasó y les rozó y tienen la idea de que les hacen daño o los empujaron.

Temor en todos lados.

Hay mamás que les licúan la comida a sus bebés. No les despiertan eso innato que tenemos, que es la masticación. Son ejemplos que recuerdo ahora.

Ahora algunos padres acuden a Internet para conseguir consejos de cómo educar a sus hijos ¿No es mejor ir a un especialista?

Obviamente. Un pediatra puede revisar a un bebé y saber que no es bueno que le echen sal en los alimentos, pero en internet lees lo contrario, son distintos modos de ver un hecho. Uno como padre tiene la opción de escoger.

 

Y, por último, escuchen a las madres (las abuelas de los niños).

Claro, son especialistas y los tenemos en casa.

¿Es importante que los niños sepan aburrirse?

Sí, porque lo hace tolerante, lo hace paciente, le hace ver la vida como es. La vida no es que si no tienes que hacer tienes que buscarte algo para entretenerte. No, hay momentos de calma, hay momentos en los que simplemente estás sentado mirando al techo, a todos nos ha pasado. Otra cosa es que así logras un niño creativo, imaginativo.

 

 

“No creo que sea malo que una madre o un padre le pida perdón a un hijo si ha hecho algo extremo”

Lindsay Sue Muñoz Sifuentes. Tiene 36 años. Estudió psicología en la UCV y la especialización en Terapia racional, emotiva, conductual en Psicotrec; así como Programación Neurolingüística nivel practitioner. Trabajó en varios centros educativos de educación inicial brindando consultoría psicológica a padres e hijos.

Centro de estimulación musical Otra Nota

Lindsay, los padres ven lo que hacen sus hijos, pero muchas veces no saben cómo piensan.

Es importante que tú conozcas a fondo lo que vive tu hijo, esté en el jardín o en la escuela. Es bueno saber lo que piensa sobre el desenvolvimiento familiar, sobre ti, sobre su relación contigo. Y también debes aprender a pensar desde el niño, una cosa es pensar como adulto y otra es pensar como el niño en una determinada situación.

¿Pero no es difícil eso?

Lo que pasa es que tienes que hacerlo, puede ser difícil, pero si ya eres papá o mamá tienes que aprender a ver desde sus ojos y si es que de la manera en que lo está viendo tú te das cuenta que no es la adecuada, tú tienes que ayudarle a acomodarse a lo que le va a hacer bien. Por ejemplo, hoy una profesora me decía de un niño de 4 años que este anda muy a la defensiva, si un niño al pasar por su lado le roza, él asume que le están pegando, voltea y lo empuja.

Al niño no le puedes hablar de tolerancia porque esa palabra no la entienden, entonces la profesora vio al niño atacando a otro y le dijo “¿Qué ha pasado?”, “Es que me ha empujado”, “¿Y lo ha hecho a propósito o de casualidad?” y el niño se quedaba pensando y respondía “Fue de casualidad”. Y ella agregaba “¿Tienes que pegarle por esa razón?” a lo que el niño respondió que no. El niño va comprendiendo con apoyo de la maestra y tomará tiempo y constancia para cambiar esa conducta, pero esa es la idea.

Hace que el niño se cuestione lo que hacía.

Así es. Es tu deber tratar de pensar como el niño y si ese pensamiento no es adecuado, ahí tienes que ayudarle a entender. Eso es lo que tienes que lograr con tus hijos, entender su percepción en sus diversos contextos.

¿Y si el niño no es de hablar mucho sirve observarlo?

Sí, pero sirve también observarse uno mismo, los hijos son reflejo del aprendizaje que tienen a nivel familiar. Si no se comunican mucho tú tienes que mirar si no hablas tampoco. Quizás eres poco comunicativo, pero quieres que te cuente todo.

Dicen que antes de corregir un error en un niño el padre debe mirarse si no comete el mismo error en otra magnitud

Sí, pero en el momento que tienes que corregirlo lo corriges, y luego tienes que preguntarte a razón de qué se ha comportado así sucedió; porque todo comportamiento no es por las puras, tiene algo detrás, lo vio, lo aprendió o está reaccionando como consecuencia de una situación familiar.

Un niño nunca inventa una conducta, las copia o rehace.

No necesariamente tiene que ser una calca. El niño puede ver que su padre es agresivo verbalmente con su madre y el niño puede pegar. No es necesariamente lo mismo pero el trasfondo es la agresividad.

¿Cuáles son las consecuencias del castigo físico a un niño?

En primer lugar, cuando a ti te pegan, te castigan, lo hacen porque hiciste algo incorrecto, pero lo primero que se le queda al niño es lo que ha recibido, no se le queda el mensaje. Por ejemplo, yo te doy una cachetada porque me mentiste en tus notas, lo que se le queda al niño es la cachetada. “Mi papá me pego, mi mamá me pegó, no me quiere”, es el concepto que se le forma al niño, por eso no se le queda el mensaje y por eso esos padres siguen pegando a sus hijos.

¿Y las palabras duras? ¿Qué consecuencias tiene el que un padre llame “tonto” a su hijo?

Crea baja autoestima, se lo llegan a creer porque se lo dice una persona que es importante, alguien que es la base en su vida.

Y si el padre ya le ha dado un palmazo a su hijo ¿Cómo puede subsanar los efectos de un palmazo o una nalgada?

No estoy en desacuerdo con el palmazo. Creo que a veces puede generar una reacción en el niño ante una situación. Lo que sí considero es que no debe doler, no debe dejarte esa sensación de dolor.

¿Es cierto que con el primer hijo los padres son más estrictos?

No necesariamente, a veces los hacen sentirse más especiales y con el siguiente hijo eso disminuye.

¿Y con los hijos únicos?

Depende de la era y la crianza. Ahora un hijo único es un dios, es el centro del universo, es un ser demasiado especial al que no puedes tocar ni rozar.

Ahora con la relativa bonanza que hay en Trujillo, los niños tienen más cosas, más juguetes.

Respecto a lo que hablábamos sobre el darle un castigo físico a un hijo, pues tienes que cambiar. Pero hay cosas que se quedan, por más que le digas a un hijo o a una hija que te disculpe o te perdone, eso queda. Pero no creo que sea malo que una madre o un padre le pida perdón a un hijo si ha hecho algo extremo.

¿Un niño sabe valorar cuando su padre o madre le pide perdón?

Sí, aprende a reconocer errores.

¿Es útil la resiliencia en la educación de un niño?

Se aplica a todos, es útil que puedas enseñarle a tus hijos a adquirir ciertas habilidades o estrategias para sobrellevar momento tormentosos como la muerte de alguien o el divorcio. Pero muy aparte de que se pueda vivir o no, uno como padre debe enseñarle a sus hijos habilidades o estrategias para enfrentar cualquier situación difícil.

¿Hay que ser ejemplo para enseñarle algo a nuestros hijos?

Pero es también cómo tú te relacionas, puedes decirle a tu hijo que sea valiente pero tienes que relacionarte con tu hijo de esa forma pero si le palabreas y luego lo estás sobreprotegiendo, eso no tiene sentido, no hay un aprendizaje.

¿Cuáles son los casos más comunes que llegan a tu consultorio de Otra Nota?

Problemas de lenguaje, problemas conductuales, esos problemas conductuales incluyen el estilo de crianza, en ellos están los padres permisivos y sobreprotectores, de ese tipo abundan. Que tienen también un toque de indiferencia.

Hay mucho padre que no está preparado para serlo

¿Quién está preparado? La indiferencia se da cuando hay momentos en los que los padres pueden conectar con los hijos, pero los padres no se meten en esos momentos o temas importantes de los niños.

Se necesita equilibrio para ser padre.

Algunos padres están actualmente pasando de un extremo a otro, pasan de sobreprotectores a permisivos en muy poco tiempo. En un restaurante el niño se para en la silla y no se le dice nada, luego se va de la mesa y va un padre detrás de él a ver que no le pase nada. El niño no obedece y el padre explota cuando ya se dio cuenta que perdió el control.

Eso se nota en las consultas, de cada 20 personas, en 15 se notan que son padres que tienen cierto desequilibrio emocional. Lo ves en sus ojos, en su forma de hablar o de caminar, en su postura, en la forma cómo cogen a sus hijos.

¿La crisis de valores de los hijos es la crisis de valores de los padres? Porque se escucha muchas quejas de algunos padres diciendo “es que los niños de ahora no están bien educados” y no es tanto así.

Definitivamente. La tecnología de ahora también atenta contra una buena educación, prendes la tele y no encuentras programas que influyan de manera positiva. Pero allí queda la familia, ahora lo que te puede salvar es la familia.

Podemos recurrir a los abuelos a que nos ayuden, no a que nos eduquen a los hijos, pero sí que apoyen.

Sí, pero todo de acuerdo a su contexto, cada familia tiene sus historias. Pero sí quiero que quede claro que luego de ver la forma en la que ha cambiado el mundo, la familia es la única unidad que puede salvar a sus miembros de las consecuencias negativas de este cambio. Si yo veo que la tablet no es positiva en mi niño, aunque la tenga que usar siempre en casa, debo evitar dársela o dosificar.

¿Hacen bien las familias en acudir a la religión como fuente de valores para sus hijos?

A ver… pienso en mi padre y en mi madre. Ella es muy católica, va a misa todos los días y mi padre no cree en dios, no sé si ahora sigue así. Allí el resultado de ellos dos, tuve enseñanzas distintas. Si tuviese que hablar de valores yo diría mi madre, pero la enseñanza de vida, es de mi papá. Yo combino ambas cosas.

Somos hijos de nuestra infancia.

Recuerdo que nosotros estábamos formados en un 30% de genética o herencia y 70% aprendizaje, allí entra a tallar la familia. Lógicamente hay cosas que no van a cambiar porque se heredaron, pero hay cosas de las que podemos ser conscientes. Si sabes que eres un poco paranoico, tendrás que darte cuenta e ir eliminando de a pocos esa paranoia.

Carol Sigüeñas Lindsay Muñoz

Puedes conocer más sobre Otra Nota.

Leave a Reply